La zona norte, más verde y más sana

El Ayuntamiento de Colmenar Viejo ha firmado un convenio de colaboración con el grupo (R)Forest Project con el objetivo de aumentar la masa forestal del municipio con la plantación de más de 600 árboles. Esto se enmarca en el proyecto ColmenÁrbol2020 mediante el cual se prevé contar con un total de 10.500 ejemplares antes de finalizar 2020.

Así, se han plantado especies autóctonas recomendadas por el Ayuntamiento como fresnos, robles, almendros o moreras. Según Fernando Ojeda, fundador y presidente de (R)Forest, “nadie como los ayuntamientos entiende mejor cómo es su ecosistema y qué necesita”. 

Los voluntarios han llevado a cabo este proceso de plantación en la Cañada de Guadalix, “es el anillo verde que quiere recuperar el pueblo”, ha afirmado Ojeda. Esta zona ya había sido seleccionada en años anteriores y, a día de hoy, se estima que se han plantado en torno a los 1.600 árboles.

(R)Forest tuvo sus inicios en febrero de 2019 como una asociación sin ánimo de lucro que tenía como propósito preservar el medio ambiente. Cuenta con un equipo formado por un grupo de amigos amantes de la naturaleza volcados en la reforestación de zonas dañadas o despobladas. Asimismo, las actividades que lleva a cabo no suponen ningún tipo de coste para los ayuntamientos ya que la asociación asume todos los gastos a cambio de que la institución se encargue del mantenimiento de los árboles. 

Su fundador ha señalado que este proyecto nació “de la inquietud de que todos tenemos que dar un poquito más”. Además, ha confirmado que, a raíz de los numerosos incendios que se han producido este verano, la asociación ha empezado a tener más visibilidad porque “cuando el mundo arde este tipo de asociaciones cogen fuerza y protagonismo”.

Esta iniciativa une a los sponsors y a las marcas con los ayuntamientos y actúa como intermediario para conseguir replantar en zonas públicas. “Venimos a recuperar los bosques por necesidad porque un árbol se deshace de cincuenta toneladas de CO2 al año”, ha sostenido Fernando. De esta forma, (R)Forest destaca la necesidad de implicarse individualmente debido a que “ese individuo que va haciendo cambios produce los cambios grandes y hace los cambios del colectivo”, ha señalado.

De esta forma, la zona norte está aumentando poco a poco su superficie arbórea gracias a la implicación de aquellas personas que toman conciencia de la importancia de contar con una buena calidad ambiental, tanto para las generaciones actuales como para las futuras.