Una experiencia americana sin salir de Madrid

Hasta hace poco, la innovación en la enseñanza había ido ligada únicamente a nuevos modelos pedagógicos y a la irrupción de las TIC en los centros escolares. Sin embargo, en la actualidad los espacios, su adaptación y el efecto que tienen en las personas que los usan, ha irrumpido con fuerza en todo el sistema educativo.

Como centro de referencia de la educación privada, el Colegio Casvi International American School, ofrece a sus alumnos una experiencia de aprendizaje difícilmente igualable. Y es que, este centro ha renovado totalmente sus instalaciones educativas y deportivas. A disposición de los alumnos se encuentran 7 edificios, algunos de ellos, de última generación, y todos, adaptados a las últimas tecnologías, además de zonas deportivas y de recreo separadas para cada una de las etapas escolares.

Aprender en un entorno adecuado en cada área, les ayuda a desarrollar todo su potencial. Indagan, se informan, comunican y reflexionan en aulas específicas de Ciencias, como son la de tecnología, robótica e informática y por supuesto en el medio natural que existe dentro del propio colegio con más de 25.000 m2. También desarrollan su faceta más artística en su espacio específico de artes escénicas, donde cuentan con instrumentos musicales de cuerda, viento, percusión. Muchos alumnos incluso se entrenan para ser grandes atletas en sus instalaciones deportivas, entre las que se encuentran: dos pistas de tenis, pádel y tenis de mesa, así como también en su campo de fútbol de 1.000 m2 de césped artificial.

El centro también cuenta con comedor y cocina propia, donde con una dieta mediterránea los alumnos aprenden a comer sano y a mantener una dieta equilibrada y rica en sabor. Con dos residencias, femenina y masculina, los alumnos residentes también fomentan su autonomía y alcanzan su máximo rendimiento académico y desarrollo personal.

En Casvi International American School ningún día es igual que el anterior. Cada día, los alumnos descubren, indagan y aprenden nuevas materias. Esto les hace ser cada día más autónomos en el aprendizaje y perfeccionistas en sus resultados. Es una de las formas más seguras de hacer una inmersión en Estados Unidos sin salir de Madrid.