Tres Cantos y su movilidad

Tres Cantos demanda una serie de medidas que mejoren la comunicación del municipio, y con ello, la de toda la zona norte. El problema de movilidad que padece la ciudad no solo se interpela a los coches, sino que también al servicio de autobuses y de cercanías. 

Obras en enlace de la M-607 con la M-40

Días atrás conocíamos que el enlace de la M-607 con la M-40 sentido a la capital, seguirá siendo un problema durante los próximos nueve meses. El Ministerio de Fomento tardó en dar soluciones e incluso, tras la reunión con los alcaldes de Tres Cantos y Colmenar Viejo en semanas anteriores, tampoco aclaró cual es la dificultad que está sufriendo este puente relativamente moderno. 

Para poder acceder a la M-40, Fomento ha propuesto dos alternativas: una en la salida de Ventisquero de la Condesa y otra en el polígono industrial de Valverde, así lo confirmaron los alcaldes de las localidades afectadas tras reunirse con el director general de Carreteras, Javier Herrero.

Las obras para reforzar el puente comenzaron el pasado mes de julio y estaba previsto que se terminaran a finales de agosto. Fomento explicó que durante la actuación de refuerzo se encontraron un imprevisto: los daños que padecía el viaducto eran de mayor atención de los esperados. 

Todavía se está estudiando si la demolición del puente será total o parcial ya que, en estos últimos días, se está revisando el estado de los pilares que sujetan el viaducto para apreciar cuál es su situación. En caso de que estos pilares se encuentren en una adecuada disposición, lo que determinará las obras serán el tablero y el mallazo. 

El Ministerio de Fomento asegura que acometerá los trabajos de la manera más rauda posible, pero hay que entender que no se trata de una reparación sencilla teniendo en cuenta que el puente se eleva tanto por la M-40, como por la M-607 y las vías del AVE y el tren de cercanías, lo que complica considerablemente las obras. La estimación para finalizar el proyecto es de nueve meses, aunque posiblemente, tomando como ejemplo otras actuaciones de parecidas características, se supere el año largo de obras.

Cierre de la M-50

El proyecto de cierre de la M-50 cada vez es más sonado. En el año 2008, se publicó como inminente el cierre de esta vía, pero le acompañaron numerosos problemas relacionados con el medio ambiente a pesar de que el proyecto recibió la declaración de impacto ambiental favorable. 

Es incuestionable la importancia de cuidar el medio ambiente a la hora de realizar unas obras que podrían tener consecuencias para la fauna y la flora; pero también, es indispensable que seamos conscientes del daño que puede estar causando al gran valor medioambiental de la zona norte con los atascos interminables que se generan día tras día. 

El cierre de la M-50 reforzaría la liberación del tráfico de la M-30 y la M-40, permitiendo así una mejora a la hora de moverse por la zona norte de la capital y a su vez, ayudaría a acabar con el impacto tan nocivo que día tras día tienen los desplazamientos en coche para nuestro medio ambiente. 

Mejoras en el servicio de autobuses y cercanías 

El servicio del transporte público en el municipio acarrea, en numerosas ocasiones, una serie de incidencias. 

En el último mes, el Ayuntamiento de Tres Cantos, ha mantenido reuniones con ADIF y el Consorcio Regional de Transportes de Madrid para mejorar la movilidad en el municipio. 

Por un lado, se ha solicitado que se planifique la construcción de un nuevo apeadero en la zona Norte de la ciudad; que se aborden las obras de remodelación de la actual estación de RENFE y que se mejoren las infraestructuras con el fin de reducir las incidencias.

Por otro, también se ha pedido que ADIF en coordinación con el Consorcio Regional de Transporte de Madrid, se adecúen las frecuencias de todos los medios de transporte a las nuevas necesidades de Tres Cantos. El municipio está afrontando un significativo proceso de desarrollo urbano e industrial que tiene entre sus consecuencias un crecimiento demográfico sostenido de la población residente, tanto de vecinos como de trabajadores, que incrementarán la demanda de transporte público.

A su vez, se ha demandado al Consorcio que se revisen y adecúen las frecuencias y recorridos de las líneas existentes; que se refuercen los servicios búho y del resto de las líneas en fin de semana y que se vuelva a restablecer la línea 717 con entrada y salida por la zona Norte.

El Consorcio ha propuesto la integración del parking de RENFE en la red de aparcamientos disuasorios de la Comunidad de Madrid, dentro del Plan Aparca+T. El objetivo de estos aparcamientos, además de ubicarse cerca de puntos de conexión con las diferentes redes de transporte público, es situarse también cerca de los corredores de acceso a Madrid para quitar parte del tráfico de entrada a la capital, fomentando el uso del transporte público y reduciendo, además, los niveles de contaminación.