Tres Cantos desaparece como municipio y volverá a formar parte de Colmenar Viejo

Tres Cantos desaparece como municipio y volverá a formar parte de Colmenar Viejo

El sueño de Tres Cantos independiente que comenzó en el año 1991 de la mano de D. Antonio Osuna, primer alcalde tricantino, se convertirá en una quimera el próximo 21 de marzo de 2021.

La culpable es la clausula 30.1.2 párrafo tercero del texto firmado en 1991, que dice textualmente: “El municipio originario de la segregación deberá confirmar cada década, hasta cumplir cinco décadas de la confirmación del acuerdo, la no querencia de deshacer el mismo. Si no se hiciera efectivo, el acuerdo se respetaría tal como dicta en este escrito poniendo como fecha límite para el derecho de tanteo el 20 de marzo de 2041”.

Durante las anteriores décadas los equipos de gobierno colmenareños no hicieron uso efectivo de dicha clausula, pero es ahora cuando el equipo encabezado por Jorge García va a hacerla efectiva según nos han confirmado fuentes oficiales en la CAM. Si esto resultara cierto, a partir del próximo 21 de marzo de 2021, Colmenar Viejo recuperaría todo lo que fue suyo hasta 1991, año de la segregación.

Esto supondría diferentes cambios en los tejidos políticos, sociales, empresariales y culturales de ambos municipios.

Los principales y más novedosos serían que los actuales alcaldes, Jesús Moreno y Jorge García, alternarían sus posiciones cada tres meses dando comienzo en el nuevo gobierno el de mayor edad. La otra medida más novedosa es que el municipio colmenareño mantendría la nacionalidad a cualquier persona que lo solicite antes del 31 de mayo de 2021.

Según nos confirman las mismas fuentes se construiría una nueva Plaza de Toros, dejando sin efecto el actual proyecto que anuncio el consistorio colmenareño. Esta nueva plaza sería la segunda a nivel mundial y estaría patrocinada por “Red Bull”. En cuanto a las fiestas populares de cada municipio se eliminarían las correspondientes a Tres Cantos, pero, en deferencia hacia el municipio tricantino, al eliminar el 21 de marzo como fecha de celebración de la segregación, les permitirán realizar una nueva jornada de festividad “no oficial” coincidiendo con el 4 de julio, en clara alusión a la independencia americana.

El runrún que suena respecto a las consecuencias empresariales no es nada halagüeño de cara al futuro. Fuentes de Netflix Europa nos confirman que existe cierta preocupación ya que, si esto se llevara a cabo, deberían abandonar el municipio por un acuerdo de no competencia que existe en EE. UU. entre empresas de la misma índole. La realización de gran cantidad de películas en Colmenar Viejo durante los años 50 (entre ellas la famosa “Espartaco” de Stanley Kubrick) sería la causante de esta situación. Además, son varias las empresas ubicadas en territorio tricantino que ya han mostrado preocupación si esto se llegara a realizar, alegando el desconocimiento sobre la carga fiscal que esto podría repercutir en sus cuentas.

No todo son malas noticias, uno de los principales beneficios sería la inmediata recuperación del 50% de la cantidad a la que habían sido condenados, ambos municipios, por la sentencia de “El Tagarral”. De esta forma se recuperará de forma inmediata la cantidad aproximada de 30 millones de euros que, posiblemente, serán destinadas a la construcción del nuevo templo del toreo.

El Corte Inglés se ha interesado en la creación de una dotación comercial, parecida a la de “EL Bercial” en Getafe, en la zona de la antigua ATT. Hay que tener en cuenta que el aumento de la población, superando los 100.000 habitantes convertiría al nuevo Colmenar Viejo en la referencia de la zona norte.

El único escollo que hay que superar es el de los grupos de la oposición tricantina, muy molestos con la medida. Tras consultar a las fuerzas políticas tricantinas en la oposición, el mensaje es el mismo tal como nos dice uno de los representantes de uno de los partidos “No entendemos como se ha podido llegar a esta situación, Moreno debería defender los intereses de nuestro municipio hasta el final. No puede ser que por la incompetencia de actores del pasado estemos ahora en situación de riesgo máximo para todos y todas los tricantinos y tricantinas. Estamos dispuestos a colaborar, incluso a montar barricadas en las entradas y salidas de la ciudad”.