El testamento vital o documento de Instrucciones previas

Si en el pasado número informábamos acerca del poder preventivo como posibilidad para adelantar nuestra voluntad patrimonial en el caso de una eventual incapacidad para tomar decisiones, y así evitar que nuestros seres queridos tuvieran que recurrir al procedimiento de determinación de la capacidad judicial, en este número vamos a hablar de otro instrumento a nuestra disposición, en el que podemos adelantar nuestra voluntad, en este caso respecto a temas de la esfera más personal y temas médicos y voluntad respecto a nuestro fallecimiento. 

El testamento vital, también denominado documento de Instrucciones previas, es el instrumento legal por el que una persona puede expresar libremente de forma anticipada su voluntad sobre el cuidado y tratamiento de su salud, atenciones médicas que quiere recibir o el destino de su cuerpo con la intención de que esa voluntad se cumpla cuando sufra una enfermedad o accidente irreversible o terminal, en cuyas circunstancias no sea capaz de expresarla personalmente. 

Es un documento en el que en definitiva se recoge cómo y en qué circunstancias quiere que se produzca su muerte. Así, el objetivo de dicho documento es prever lo que pueda ocurrir en un futuro con plenas garantías de que se cumpla la voluntad de la persona implicada y así evitar que sean terceras personas quiénes decidan sobre su salud cuando el paciente no se encuentre en condiciones de expresarse.

El contenido del testamento vital se puede resumir en los siguientes puntos: 

En qué condiciones quiere la persona que se produzca su muerte, atendiendo a lo que el mismo entiende como una muerte digna en el más amplio sentido. 

Por otra parte, puede dar instrucciones en el mismo acerca de los cuidados o tratamientos que quiere o no que le sean realizados en caso de enfermedad grave y así mismo puede nombrar a uno o varios representantes para que actúen como interlocutores de ante el equipo médico que esté tratando al testador, a fin de que se cumplan las voluntades anticipadas. Este documento igualmente sirve para dejar de manifiesto si quiere que a su fallecimiento se proceda a la donación de sus órganos. 

Así mismo, puede manifestar qué tipo de sepelio desea que se realice tras el fallecimiento, si desea ceremonia religiosa o no, manifestar su voluntad respecto a ser incinerado o enterrado. 

El testamento vital debe hacerse siempre por escrito por una de las vías siguientes:

  • Ante tres testigos. 
  • En las unidades administrativas y en los servicios de atención al paciente de hospitales públicos y privados, así como en algunos centros de salud. En Tres Cantos no realizan este trámite, siendo el Centro de Salud más cercano a nuestro domicilio donde realizan el mismo en el Centro de Salud “sur” de Colmenar Viejo. 
  • De manera excepcional y en un contexto de riesgo vital podrán manifestar sus instrucciones previas en cualquier soporte que de forma fehaciente exprese su libre e inequívoca voluntad. Dicha voluntad deberá incorporarse en la historia clínica y será precisa la firma del médico y del enfermero responsable de dicha atención.

Debe inscribirse en el Registro de Instrucciones Previas de la Comunidad de Madrid, para lo que habrá que acudir a los servicios de atención al paciente de los Centros Sanitarios anteriormente indicados. 

En Lex&com estamos a tu disposición para ayudarte también en este tipo de trámites. 

Gracia Coloma, Abogada ICAM nº 83.019

Socia fundadora de Lex&com Abogados