Sin género (de duda), exposición colectiva con motivo del Día Internacional de la Mujer

Con motivo del Día internacional de la Mujer, el Centro Cultural Adolfo Suárez acoge, del 7 de marzo al 5 de abril, la exposición colectiva sin género (de duda).

El enfoque curatorial de esta exposición es, sin género de duda, una declaración de intenciones. Con la elección del título se trataba de propiciar que las artistas eligiesen libremente el mensaje y el ideario que desearan transmitir, sin que éstos se vieran constreñidos a la perspectiva de género. Me alegra sobremanera constatar que, a resultas de ello, las propuestas presentadas proyecten tal diversidad de realidades que permitan calificar este proyecto de abierto, inclusivo y global.

Desde el minimalismo del haiku hasta la tematización de la ambigüedad sexual en la infancia y las imposiciones socio-familiares en materia de género, pasando por una bellísima loa a la tierra que nos alimenta y sus implicaciones simbólicas; desde la doliente pérdida de la madre sometida a los estereotipos de la época que le tocó vivir, e inevitablemente marcaron nuestro propio devenir, pasando por el simbolismo nostálgico de quien bucea entre objetos olvidados, elevándolos a categoría de mágica e íntima unión con la Naturaleza; desde la visión irónica y mordaz de la gestación subrogada, hasta la preocupación por los recursos hídricos y los conflictos que desencadenan, pasando por los procesos de individuación del ser humano que emprende un camino iniciático hacia el reencuentro consigo mismo; desde las consecuencias del maltrato sufrido a manos del ser en quien depositamos nuestro bienestar moral y anímico, hasta el análisis psicológico de los procesos profundos de nuestro transitar por la vida, apenas perceptibles en las capas más superficiales de la cotidianeidad, pasando por la crítica de un mundo mitológico eminentemente masculino en el acervo cultural milenario del ser humano… está todo, universos reunidos en un proyecto fascinante, gracias a la inteligencia, la sabiduría y la perspicacia artística de once mujeres excepcionales: Belén Alegre, Angiola Bonanni, Marta Buenaventura, Dolores Fernández, Concha Gay, Nicole Herzog-Verrey, Marina Lange, Guadalupe Luceño, Concha Mayordomo, Susan Nash y Dora Román.

Sirva para recordar el largo camino recorrido por el feminismo, los niveles de igualdad y respeto conquistados, pero también para adquirir consciencia de que tal vez haya llegado el momento de cambiar de enfoque, de afrontar el futuro con una perspectiva inclusiva y “genérica” que atienda al mérito, al conocimiento y a la maestría en el emprendimiento de cualesquiera objetivos, sin importar el género. Un tal cambio de paradigma socio-cultural contribuiría, sin género de duda, a que los museos, las instituciones y los coleccionistas apostasen (también) por el arte creado por mujeres, por el simple hecho de considerar buenos sus trabajos, nada más y nada menos.