Siguero’s, la peluquería más antigua de Tres Cantos cierra sus puertas

Siguero’s, la peluquería más antigua de Tres Cantos cierra sus puertas

La peluquería Siguero’s se caracteriza por su especialización en cortes de pelo, pero, además, se trata la peluquería más antigua del municipio. Comenzó su andadura en el año 1983 en el Sector Pueblos, cuando su fundadora, Rosa Siguero, con 23 años, decidió seguir con su profesión en esta pequeña ciudad apenas habitada en esos tiempos.  Con casi 40 años de negocio a las espaldas, esta peluquería cierra sus puertas. 

¿Cómo fueron los comienzos del establecimiento en la ciudad? 

Abrimos un 31 de diciembre de 1983, fue este día porque fue cuando nos dieron la luz. Aquí no había casi nadie viviendo, se veía una casa en una cooperativa, en otras había dos o tres luces, pero no había apenas casi nadie. 

Unas amigas mías y mi hermana fueron a buscar clientela y las pocas personas que había por aquí vinieron. Ese día, al final, terminamos muy tarde, tanto que llegamos a casa para tomarnos las uvas. 

Ese día la gente no se esperaba que no fuéramos a cobrar nada e hicimos trabajos de todo tipo. Mucha gente ya venía con el color hecho o corte de pelo, y a lo mejor se hacían un peinadito para probar, pero al ver que hacíamos todo tipo de trabajos y de manera gratuita hicimos de todo. El primer día salimos bastante contentos. 

Por otro lado, como Soto de Viñuelas ya existía, muchos de mis clientes venían de allí y eso fue una suerte para el negocio. 

Poco a poco fuimos haciéndonos, y era un negocio muy familiar. Si me iba a Colmenar Viejo a algo, pues avisaba a la gente de si necesitaban algo, y mis clientes igual me avisaban a mí. 

El primer invierno aquí fue duro. Todo el mundo me decía que me había marchado muy lejos y yo seguía manteniendo clientes de Madrid que, a día de hoy, siguen viniendo.  

¿Cuántas generaciones han estado al frente del negocio? 

Una, abrí yo y la cierro yo con un cúmulo de emociones. Me voy satisfecha porque no me daba cuenta de todo lo que me quería la gente. La primera vez que me di cuenta, fue cuando tuve un accidente de tráfico viniendo a la peluquería, que estaba embarazada de seis meses, y decían en el hospital que quién era yo para tener tantos ramos de flores. 

Aquí hemos estado trabajando hasta seis personas, y ahora cerramos siendo dos. Tal y como están las cosas no puede ser de otra manera.   

¿Conserváis clientela de toda la vida?

Sí, he tenido hasta cuatro generaciones. Algunas ya no viven aquí y de vez en cuando vienen de visita a saludarnos y darnos un abrazo. Es muy bueno que la gente te aprecie. 

Vosotros que habéis visto crecer al municipio desde sus inicios, ¿cómo describirías la evolución de Tres Cantos? 

Maravillosa. Ahora todos somos partícipes de todo, las que llegan y las que están. No hace falta que seas pionero, mañana llega una persona y es de Tres Cantos. Habrá personas que digan que los pioneros son los pioneros, pero yo pienso que la evolución ha sido maravillosa y que ahora mismo hay un montón de comercio, que eso es lo bueno, porque te obliga a ser cada vez más profesional. 

La ciudad ha vivido varias transformaciones, ¿vosotros habéis cambiado con el paso de los años? 

Sí, este comercio ha tenido hasta 6 transformaciones. La última de ellas hace ocho años que tuve una inundación y tuvimos que poner todo nuevo. Ha tenido muchas, yo cambiaba el color de la peluquería cada tres años. Igual que siempre he seguido la moda, y he estado muchos años yéndome a los sitios que podía a ver moda, igual hacía con la peluquería. 

Alguna anécdota que hayáis vivido con los vecinos del municipio…

Cuando abrí, que como ya he dicho trabajamos de manera gratuita, uno de los vecinos me dijo que los negocios empiezan cobrando y me dio 500 pesetas y los tengo guardados porque fue el único dinero que yo recibí aquel día. 

Pero hay muchas otras…Yo cuando he tenido un problema me ha arropado mucha gente en Tres Cantos, me siento querida en Tres Cantos. Habrá de todo, porque en esta vida a algunos les caeremos bien y a otros menos bien, pero yo soy una persona que sabe que ha tenido mucha suerte en Tres Cantos, y que siempre la clientela que he tenido ha sido maravillosa. De hecho, en mi jubilación me voy a venir a vivir aquí. 

¿Cuál es el secreto para que un negocio funcione tanto tiempo?

Primero tienes que conocer bien en lo que trabajas, tienes que ser un buen profesional. Segundo intentar captar qué es lo que la persona quiere, y si no lo has entendido, te sientas y hablas con ella hasta que lo entiendas, que a veces no es fácil. Muy importante, también, tener buenos productos, de alta calidad, ya que, si la persona los va a pagar, lo lógico es que los tengas. 

Si una persona se va descontenta, que venga otro día, y si no la tienes que cobrar, no la cobras hasta que tu hayas aprendido lo suficiente con esa persona. 

Un mensaje para tus clientes…
Yo les mando un beso muy grande y les doy las gracias a todas las personas que he conocido, y a las que conoceré todavía en Tres Cantos, porque si yo he llegado hasta aquí es gracias a ellos. Y eso se lo tengo que agradecer a todos, a los que están y los que no.