Separados, pero conectados virtualmente

Skype, Face Time, House Party… Estas son algunas de las plataformas que están teniendo un boom debido a que no podemos tener un contacto más directo con nuestros familiares o amigos. Las aplicaciones relacionadas con este tipo de servicios online se han multiplicado y ahora más que nunca han pasado a ser uno más de la familia.

Además, el uso del teléfono móvil se ha incrementado notablemente tras declararse el Estado de Alarma. ¿Alguien es capaz de imaginarse cómo sería esta cuarentena si no existieran aparatos como el móvil o el ordenador? La media del consumo actual del teléfono ha aumentado casi una hora al día. De esta forma, según afirma un estudio elaborado por Smartme Analytics se ha llegado a las 3 horas y 24 minutos por persona.

Y es que el incremento de este consumo se debe a que la necesidad de comunicarnos con nuestros familiares o amigos ha aumentado un 53%. Por ello, y gracias a este tipo de servicios virtuales, lo niños pueden seguir viendo a sus amigos del colegio y los jóvenes pueden hacer las llamadas “cañas online”. Así el confinamiento se hace más ameno y podemos estar un poco más cerca de nuestros allegados, aunque sea virtualmente.