Según el método de las cabañuelas habrá una nueva Filomena este invierno

Según el método de las cabañuelas habrá una nueva Filomena este invierno

Los meteorólogos comparan este fenómeno tradicional de predicción con el horóscopo o la homeopatía

Hace ya un año desde que la borrasca Filomena nos sorprendiera con una impresionante nevada que paralizó durante varios días al país entero. A más de uno le pilló por sorpresa, sin embargo, Jorge Rey, un joven de Monasterio de Rodilla (Burgos) de tan solo 15 años, fue capaz de predecir lo que ocurriría meses antes que otros meteorólogos.

Este joven, para predecir el tiempo, utiliza el fenómeno de las cabañuelas, un método usado por pastores hace décadas, cuando aún no existía la meteorología. Según ha explicado el adolescente, que se define como “naturalista y hombre del tiempo”, la predicción para este mes de enero es que nuevamente habrá intensas nevadas, algo parecido a Filomena, sólo que en este caso serán protagonistas en la zona norte peninsular. Para ser más preciso, el joven ha ido más allá y ha dado detalles más concretos, como por ejemplo, la fecha aproximada en la que se podrían dar estas nevadas que, según sus predicciones será alrededor del 24 de enero de 2022. Jorge Rey también se ha atrevido a avanzar la previsión del tiempo que habrá en España en los próximos meses y asegura: “se espera que tengamos un invierno duro, una primavera lluviosa y un verano inestable”.

Por su parte, el pasado noviembre, Aemet publicó un vídeo en el que se aseguraba que la probabilidad de que se repita esta nevada es de apenas el 1%. Sin embargo, este domingo, en el Televisión Española, una periodista deslizó que el Ayuntamiento de Madrid ha reforzado un 35% los efectivos para hacer frente a la Filomena que predicen las cabañuelas. El Ayuntamiento, que usa los partes de Aemet, “no tiene nada que decir” y se remite a una nota de prensa del viernes, en la que no aparecen ni cabañuelas ni Filomena 2. El aumento de medios es real, pero la causa no: se debe a los nuevos pliegos del contrato de limpieza, elaborados según las necesidades de la ciudad y no en previsión de otra eventual nevada. Así, la periodista pidió perdón por su error en Twitter, que lo achacó a una mala composición de la frase, pero su gravedad preocupó a los meteorólogos: “Ante las críticas recibidas por como acabó este directo hablando de las cabañuelas. Mi respeto siempre a la ciencia y a mis compañeros del @ElTiempo_tve. Y mis más sinceras disculpas si les ha molestado que hablara de ello”, escribía en la red social.   

El predicamento de las cabañuelas inquieta a los profesionales, que alertan a la ciudadanía de que no debe confiar ni en ellas ni en métodos naturales similares. “Es un método no científico de pseudopredicción, el horóscopo de la meteorología”, decía Beatriz Hervella, portavoz de Aemet. Consiste en observar parámetros del tiempo, como la temperatura, la forma de las nubes o la dirección del viento, además de comportamientos animales como el vuelo de las aves, durante los primeros 12 días de agosto y los 12 siguientes. “Es una tradición folclórica que no tiene rigor ni validez”, explica Beatriz, ya que no se sigue el método científico ni se somete a validación ni evaluación.