Seguimos trabajando por Tres Cantos

Seguimos trabajando por Tres Cantos

Una vez pasadas las elecciones autonómicas toca, como agrupación con vocación municipal, seguir trabajando por Tres Cantos; por las personas que vivimos, trabajamos, estudiamos y/o, de una manera u otra, participamos en esta ciudad. Por supuesto que lo que sucede en la Comunidad influye en nuestro municipio pero, no nos cansaremos de repetir que se puede hacer mucho desde el ámbito local, tengamos competencias directas o no. Lo que pasa en cada municipio sirve de ejemplo, ya sea a seguir o evitar, a otras localidades.

Hemos hablado ya en otras publicaciones de la necesaria residencia municipal, que debe ser pública al 100%; en construcción y en gestión para así garantizar que ese servicio básico sea de calidad y se ofrezca a la totalidad de personas que lo requieran.  Además, creemos que hay que dar una vuelta al concepto de residencia de personas mayores, apostando por potenciar la autonomía y la independencia mientras sea posible y dignificando las condiciones de todas las personas usuarias.

El desgaste de la sanidad pública es el resultado del intencionado plan, por parte de los gobiernos autonómicos neoliberales en Madrid, que buscaba desmantelar lo que nos pertenece a toda la población. A día de hoy nos encontramos con una atención primaria que se sostiene -con dificultad- gracias a sus excelentes profesionales y sin servicio de urgencias en los centros de salud, Tres Cantos no es una excepción. La restitución de las urgencias y el refuerzo de los centros de atención primaria deben ser una prioridad desde ya.

Una vez finalizado el periodo ordinario de matriculación para los centros educativos, toca hacer una reflexión sobre la situación educativa en nuestro municipio. Una vez más, denunciamos el que ha sido un continuo trato desigual por parte de la Consejería de Educación a los centros de Primaria de Tres Cantos. Habiendo recursos y espacio (todos los centros públicos pueden albergar 2 grupos por nivel educativo), en este pasado periodo de matriculación, se siguió sin ofrecer el mismo número de plazas en todos centros públicos. La oferta de plazas se decide desde la C.A.M. Nos encontramos por tanto con la paradoja de que centros públicos, con espacio y recursos, pierden alumnado mientras los centros privados concertados se llenan a niveles hasta pedagógicamente discutibles, porque a estos centros les ofrecen vacantes de manera parece que infinita (ya tienen hasta 4 grupos por nivel). Nada que ver con la libre elección de la que tanto hablan; la mayoría de las familias sí piden la pública, pero evitan apuntar a sus hijas e hijos en aquellos centros que sólo ofrecen 1 grupo, ante la posibilidad de quedarse fuera. Dada esta situación, estos centros encuentran  cada vez más lejana la posibilidad de recuperar alumnado y ven peligrar su situación. Aun así, como sucede en la Sanidad, el esfuerzo de la Comunidad Educativa por recuperar sus centros, intenta suplir la dejadez de la administración. 

Por último, no queríamos acabar sin hablar de lo sucedido en la empresa Vivotecnia con sede en Tres Cantos. Desde el Ayuntamiento, es imprescindible poner los medios de inspección y fiscalización necesarios para garantizar que la tortura y el maltrato a los animales no se den entre las empresas de nuestro municipio.  

Ganemos Tres Cantos