Relajación como parte final de los entrenamientos

En los umbrales del S.XX un científico húngaro hizo una acertadísima predicción, “a no ser que cambiemos nuestra forma de vida el próximo siglo será el siglo de los nervios”. No estuvo muy desacertado, puesto que el análisis a posteriori confirmó su tesis.

Debido a altas dosis de estrés, provocada por la contaminación ambiental (ruidos, prisas), la rapidez de los cambios, este ritmo de vida tan ajetreado, las personas se ven sometidas a grandes tensiones diarias generando ansiedad, trastornos psicológicos sobre el organismo que en muchos casos son demoledores.

Por estas razones, la relajación ha recibido suma importancia en los últimos años, como estrategia de preparación mental para afrontar dichas tareas diarias.

Necesitamos un equilibrio en el estado de reposo psicosomático y una relajación del tono muscular (reposo neuromuscular) para alcanzar el bienestar. 

En las investigaciones surgidas en los últimos años, aparece la relajación como un potente aliado para conseguir un mayor rendimiento diario y aparte también ayuda a conseguir el equilibrio psíquico físico de los individuos. Para ello debemos concienciarnos en acudir a profesionales para que nos puedan ofrecer un buen planteamiento combinado de entrenamiento y con una vuelta a la calma que incluya este tipo de técnicas.

Los beneficios que podemos conseguir son múltiples:

  • Búsqueda del equilibrio psíquico-físico.
  • Facilitar recuperación después de un esfuerzo.
  • Permitir una corrección postural.
  • Facilitar una buena recuperación de lesiones.
  • Mejorar el autoconcepto y la concentración mental.
  • Aumentar la calidad de vida.

Algunas de las técnicas que suelen emplearse en este tipo de sesiones:

  • Actividades relajantes simples: masajes relajantes, estiramientos, vibraciones, manipulación con objetos (pelotas pequeñas …)
  • Actividades para el control de la respiración.
  • Técnicas de la relajación progresiva.
  • Entrenamiento autógeno de Schultz, para mejorar sistema muscular, el sistema circulatorio…
  • Actividades de interiorización: narración de historias, trabajo de visualización.