Readaptando los parques tricantinos: refugios de fauna

Readaptando los parques tricantinos: refugios de fauna

Los estragos de Filomena siguen patentes en algunos parques: árboles tronchados, ramas caídas… Pero ¿es esto algo malo? Pensamos que un espacio natural lleno de maleza y madera en descomposición está “desaseado”, pero bajo un aparente desorden visual subyacen beneficios ecosistémicos muy positivos. Nace así el proyecto de creación de refugios de fauna de la mano de Iberozoa y ARBA Tres Cantos, en colaboración con el Ayuntamiento. Consisten en montículos con una base de escombros y restos vegetales tapados con las ramas caídas e inspirados en proyectos europeos, generando condiciones ideales para la recolonización de animales. Además, serán construidos con los ciudadanos y tendrán un plan de educación ambiental e investigación asociado a ellos. Los primeros fueron realizados en el Parque de los Alcornoques el 6 de marzo.

De repente, una inclemencia climática se convierte en una ventaja ambiental, porque la acumulación de restos vegetales es algo más que un elemento retirable: su degradación progresiva contribuye a la renovación de los ciclos de nutrientes y enriquece el suelo con materia orgánica. Pero lo mejor es que, durante todo ese proceso, se asienta una comunidad de seres vivos en torno a los refugios que enriquece exponencialmente la biodiversidad de la ciudad: insectos que polinizan los jardines, anfibios y reptiles que ejercen un control de plagas por su posición en la cadena trófica… Es decir que, dejando a la naturaleza actuar y reenfocando ligeramente la gestión de los espacios verdes, ahorramos dinero y esfuerzo ganando salud ambiental.

Por último, recordemos que Tres Cantos está embebido en espacios Red Natura 2000 y ZEPAs. Las especies allí presentes suponen un patrimonio natural único para la Comunidad de Madrid, por lo que con medidas que mejoren la conectividad de hábitat perdida por el urbanismo, podríamos compartir poblaciones con entornos naturales privilegiados y traer de vuelta a especies que desparecieron de estas zonas. Por ejemplo, a día de hoy tenemos 11 especies de anfibios y reptiles en nuestros parques: con estas medidas y con la concienciación adecuadas tendríamos entre 25 y 30. Debajo de estos montículos y en los futuros proyectos asociados a ellos como charcas y cajas nido no sólo se encontrará la base de operaciones de estos animales, serán una fuente de biodiversidad que conectarán a los animales del Parque Norte, el Parque Este y el Parque de los Alcornoques con los de nuestro preciado entorno natural, haciendo de Tres Cantos una referencia en España en la integración de la biodiversidad en sus parques y siendo la ciudadanía partícipe de la misma.