Los tabúes siguen rodeando la problemática de la salud mental y, en concreto, del suicidio pese a representar uno de los tipos de muerte más frecuentes. En España, en 2017, se suicidaron 3.679 personas según datos del INE. Y pese a que la mortalidad por suicidio es la primera causa de muerte no natural en nuestro país y duplica la relativa a los accidentes de tráfico, sigue siendo una problemática silenciada.

Generalmente, se han silenciado los casos de suicidio para evitar el efecto llamada. Sin embargo, no visibilizar problemas de salud mental tan comunes hoy día como la depresión que pueden llevar al suicidio, estigmatiza esta problemática y disuade a las personas afectadas de buscar ayuda. Asimismo, el entorno, no posee las herramientas necesarias para poder detectar estos episodios, evitando a su vez que puedan intervenir para ayudar en ponerles solución.

Aunque se tiende a pensar que el suicidio solo puede venir causado por trastornos como la depresión o el consumo de alcohol, la realidad es que, en numerosas ocasiones, se producen debidos a momentos de crisis que la persona no es capaz de afrontar. Situaciones cotidianas como rupturas sentimentales, la muerte de un ser querido/amado o enfermedades crónicas,  pueden afectar seriamente a las personas.

Las tasas de suicidio también son elevadas entre los grupos vulnerables objeto de discriminación, por ejemplo, los refugiados y migrantes o personas del colectivo LGTBIQ+.

Otro sector de la sociedad muy afectado por esta problemática es el de los jóvenes. En esta época de la vida, la falta de autoestima, la competitividad que se inculca, la falta de educación emocional y los modelos de exigencia desproporcionados, favorecen el suicidio. La concienciación primero de la sociedad y la formación a todos los profesionales, desde policías, bomberos o profesores para saber cómo actuar con respecto a las conductas suicidas de menores consideramos que son esenciales. 

Para ello, desde el grupo municipal socialista de Tres Cantos proponemos diseñar e implantar en nuestro municipio un Plan integral de prevención del suicidio. Un plan que contemple la elaboración de campañas y actividades de visualización de la problemática y de prevención de la misma, en la que colaboren los distintos sectores de la sociedad: los de salud, educación, trabajo, comercio, policía, protección civil, política y medios de comunicación. Y creemos necesario que se haga especial hincapié en la educación de los más jóvenes en igualdad y respeto al prójimo, pero también hacia uno mismo, eliminando los estereotipos que tanto daño hacen a la autoestima.