PSOE | Doble rasero

Hace unos meses vimos cómo Jesús Moreno cargaba día sí día también contra el Ministerio de Fomento, que dirige ahora el PSOE, por las obras de sustitución del puente de la M-40. Ese es el trabajo de un alcalde, defender a sus ciudadanos frente a los problemas que acontecen. Pero todos sabíamos que aquellos intereses de Jesús Moreno estaban lejos de servir a los vecinos de Tres Cantos; obedecían a una estrategia del Partido Popular para tratar de sacar rédito político. Lo sabemos viendo su comportamiento en asuntos de su competencia o de administraciones gobernadas por el Partido Popular. En estos casos, Jesús Moreno ni es vehemente en la reivindicación ni asume ninguna responsabilidad, como exigía al titular de Fomento por aquellos meses finales de 2019. Una muestra para un botón: el cierre de las urgencias de los centros sanitarios de Tres Cantos. Silencio absoluto.

Otro buen ejemplo son las obras del I.E.S. Montserrat Caballé. El curso pasado los alumnos tuvieron que convivir con las obras de construcción del gimnasio, obras que dicen haberse terminado ya, pero a dos meses de iniciarse el nuevo curso lo cierto es que no se han entregado. Falta además construir otro edificio, que albergará doce aulas. Y dadas las circunstancias del curso que viene, se va a tener que habilitar la biblioteca, el laboratorio y el aula de tecnología para dar clases por la falta de aulas. Así trata el Partido Popular a la educación pública en la Comunidad de Madrid.

¿Y qué hace nuestro alcalde? Pues lo único que ha hecho es sacar una nota de prensa en la que se felicita de que el año que viene se impartirá Bachillerato en ese instituto, sin ninguna mención a las condiciones en las que se van a empezar a dar esas clases. Y además anuncia unas obras de ampliación del instituto que debían haber estado acabadas para el comienzo del próximo curso.

También es un buen ejemplo el cambio de la cubierta de la piscina Gabriel Parellada, o la reciente caída de parte de la estructura del recinto ferial, afortunadamente sin causar daños personales. Ambos casos denotan una falta de mantenimiento preocupante. ¿Y qué dice nuestro alcalde? Pues en ambos casos despeja el balón de su responsabilidad, diciendo que la culpa es de quien construyó esas estructuras hace más de veinte años. Ni una mención al mantenimiento deficiente, a la falta de revisiones de esas estructuras, a pesar de llevar nueve años como alcalde, sin asumir ninguna responsabilidad en cuestiones que son de su competencia, mientras exige precisamente responsabilidades a otros que no las tienen. Esta es la defensa que hace de sus vecinos: ni exigencias ni peticiones, ni responsabilidades, no sea que se enfaden sus compañeros de partido.

Jesús Moreno, animado por su mayoría absoluta, ha decidido continuar pintando una gestión idílica que cada día se ve más deficiente. A los ciudadanos de Tres Cantos no se les puede tratar como a niños con juegos de magia para que parezca que todo va bien. No se les puede decir que en el instituto Montserrat Caballé se iniciarán obras de ampliación el año que viene. No se les puede decir que los materiales elegidos para la construcción de la piscina por el gobierno del PSOE no eran los adecuados y por eso casi se cae 20 años después de su inauguración. No se puede decir que las soldaduras de la estructura del ferial hechas hace 30 años no eran adecuadas. Es de una simpleza preocupante que los vecinos y vecinas no van a pasar por alto. Doble rasero. Con todas las letras.