EDITORIAL | Vuelta al cole con linternas

EDITORIAL | Vuelta al cole con linternas

Pues si, ya está. Se acabaron las vacaciones y volvemos a la más cruda realidad. Vuelve a parecer esa sensación de desidia por el cuerpo, hace apenas unas semanas la euforia desbordaba nuestro cerebro, pero el pobrecito de septiembre ya está aquí.

Algunos y algunas son afortunados y comienzan ahora su periplo vacacional, todo más tranquilo, más barato y mejor. Otros, la mayoría con chiquillos en edad escolar, comienzan esa gymkana que es la vuelta al cole, colegios mejorados un año más en nuestro municipio.

La vuelta al cole será peor de lo que imaginamos, ya no solo tendremos que estar pendientes de los grupos burbuja, mascarillas, etc. Este año, la vuelta al cole destaca por el aumento de precios en todos los productos, poco a poco nos van colando esa terrible inflación que se nos avecina. Actualmente, la inflación es la más alta desde octubre de 2011. El precio de la energía, que escaló un 15,4%, fue el principal responsable.

Acabamos de leer el tema del verano, el precio de la energía. Nos la están colando una vez más, el precio de la energía es el peaje que pasamos del COVID. Ya no solo vale con sangrar a los pequeños empresarios y autónomos, ahora hay que ir a por el resto. El precio de la gasolina por las nubes, la luz a precio de oro, el gas es lo siguiente y, mientras, siguen subiendo todos los productos. Al final, como es habitual, todas las ovejitas a seguir pagando la fiesta de los de siempre.

Bueno, después del calentón, sigamos hablando de esta cortina de humo pasajera que es la vuelta al cole. La lista se repite año tras año, los libros forraditos por supuesto dejando a elección si adhesivo o tradicional, material escolar típico que luego te das cuenta de que lo tienes repetido, zapatos que sean buenos para que duren mucho – da igual, la tercera semana ya estará rota la puntera “reforzada”- y los piojos calentando en la banda preparados para empezar la temporada.

Si señor, esto es septiembre. Menos mal que luego se compensa todo viendo la ilusión de ese primer día, quizás sea el único día del curso que madrugan solitos y no hay que empezar a pegar esos gritos mañaneros para que despeguen la cara de la almohada o se metan en la boca las cucharadas de cereales como el que tapa agujeros de la pared con Aguaplast.

¡Qué ilusión! Deseando estoy ya que vuelva junio. Espero que estos meses no sigan inflando nuestro día a día, que nos dejen vivir tranquilos y podamos tener una vuelta al cole más amena. Ahhh! Se me pasaba, no olvidéis añadir la linterna a la lista de material escolar porque tal como está el asunto de la luz. Lo dicho, vuelta al cole con linterna.