Ocho candidaturas dieron la batalla en las primeras municipales de 1991

Ocho candidaturas dieron la batalla en las primeras municipales de 1991

El nuevo ayuntamiento nacido el 21 de marzo de 1991 necesitará consolidarse en los siguientes años, pero antes tiene que dilucidarse quien liderará ese proceso.  Eso se resolverá en las primeras elecciones convocadas para el 26 de mayo para elegir a los 17 miembros de la primera corporación.

Desde que el 1 de marzo se aprobase en pleno la segregación, los grandes partidos empiezan a tomar posiciones y abren sede local para desconectarse definitivamente de Colmenar.

El otro problema -no menor- fue escoger al cabeza de lista como alcaldable. Salvo Tres Cantos Unido, que contaba con el liderazgo incuestionable de Antonio Osuna, e IU, que se decantó sin dudarlo por la líder vecinal Marta Menéndez, el resto de las candidaturas no lo tenía claro. En el PP se anunció que su candidato  sería Valentín Pérez Ocejo -padre de la que luego sería alcaldesa Natalia Pérez- pero de forma sorprendente al final se apostó por el entonces  desconocido José Luis Iturrioz. En el PSOE tampoco había un líder claro y sus militantes proclamaron a Pedro Uruñuela,  profesor de IES de Colmenar y vecino del sector Foresta.  El otro cabeza de cartel de los grandes partidos fue Alberto Urzáiz, del CDS, ya que el todavía concejal Álvaro Soto decidió dar por finalizada su paso por la política.

Los jóvenes de la candidatura Agrupación Independiente Tres Cantos (AITC) se decantan por Javier Esguevillas, fundador de Nuevas Generaciones del PP, bastante conocido por los jóvenes y deportistas locales.   Los otros dos candidatos fueron María Victoria López, por el PRIM, y Jesús Daunesse, por AVITEC.

Los referentes electorales que tenían los partidos para conocer la intención de voto de los tricantinos eran las últimas elecciones municipales de 1987 -en las que había ganado ampliamente TCU- y las generales del 29 de octubre de 1989, en las que ganó el PP de manera clara, con 2.222 votos, frente a los 735 al PSOE,  los 449 del CDS y 166 de IU.

Sin embargo, tanto TCU como el PP estaban seguros de que ganarían el 26-M y que podrían formar gobierno con el alcalde que figuraba como cabeza de cartel. El PP pensaba que el efecto TCU de 1987 ya se había diluido al alcanzar la segregación y por la mala gestión de Osuna como presidente de la Junta de Distrito. Además, en ese año el censo electoral fue de solo 4.751 vecinos. Por su parte, en TCU pensaban que los vecinos les preferían a ellos en una contienda local.

La campaña electoral fue bastante tensa y la mayoría de los partidos atacó duramente a Antonio Osuna, ya enfermo. Los distintos candidatos confrontaron sus programas en un debate organizado por la Asociación de Vecinos el 8 de mayo en la recién abierta Casa de Cultura del colegio Ciudad de Nejapa. Aparte de los candidatos locales también estuvo presente José María de Federico, que repetía candidato a diputado autonómico por el PP y que se había caracterizado por cuestionar la gestión de Tres Cantos SA y la segregación.

Osuna alcalde

Después de días de bastante tensión, al final la votación tuvo lugar y pudieron votar los 8.031 electores, aunque en realidad votaron casi cinco mil cuatrocientas  (en las últimas municipales de 2019 el censo ascendió a 35.821 electores). El resultado es conocido: ganó el PP por escaso margen -1.717 votos (31,6%) frente a los 1.492 de TCU (29%)- y con empate a 6 concejales. El PSOE e IU consiguieron dos concejales y AITC logró el restante.

Cerradas las urnas y hecho el recuento, se abría un periodo de tensas negociones que durarían hasta el mismo día de la constitución de la corporación y la elección de alcalde, el día 15 de junio. El resultado también lo conocemos; Antonio Osuna sería el primer alcalde con el apoyo de 9 concejales, frente a los 6 de Iturrioz y los dos de Marta Menéndez. El PSOE votó de mala gana a Osuna y prefirió no entrar en el gobierno hasta después del verano, cuando la enfermedad de Osuna se agravó.

.