Nuestra responsabilidad

Las elecciones del pasado 4 de mayo supusieron un amplio respaldo al proyecto liderado por la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Siempre he mostrado gratitud a todos los tricantinos que, de manera mayoritaria, acuden a las urnas para expresar su voluntad. La fiesta de la democracia se escenifica con el ejercicio responsable del derecho al voto, pero, sobre todo, con el respeto al dictamen de las urnas.

No podemos tolerar que se considere un error lo que los electores eligen. No hay nada más dañino que el reproche dirigido a los votantes. Lo verdaderamente dañino es no gobernar pensando en el interés de todos y no convencer a los demás con los argumentos propios de la democracia parlamentaria. No puede haber justificación del fracaso en el hecho de criticar la decisión popular considerando tontos a los electores: es una falta de respeto y una injusticia moral y ética.

Hoy los partidos políticos estamos revisando nuestro propio papel. Ya no funcionan las clasificaciones que simplifican las posiciones políticas, aquéllas que reducen todo a izquierdas o derechas, a progresistas o reaccionarios.  Lo realmente importante de la función pública es defender el modelo que admita la crítica como progreso, que fomente la riqueza y el equilibrio social, que reduzca desigualdades, que cuide el futuro del planeta y de las generaciones que habrán de vivir en él, que promocione la inteligencia, la capacidad individual y la creación de bienestar.

Hay partidos que no quieren ver que este es el único camino posible. Las urnas se han pronunciado, por lo que ahora tienen la oportunidad de rectificar y cambiar su modelo de hacer las cosas. No todos los medios se justifican para conseguir un fin.

En nuestro pequeño universo municipal, creemos que el primer y más importante objetivo del equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Tres Cantos es gestionar de la manera más eficaz y responsable, tener un sentido prioritario del servicio público, ser rigurosos con el uso del dinero de los vecinos y devolverles el esfuerzo que hacen creando una ciudad que sea su orgullo y un lugar en el que construir en paz su futuro.

Es evidente que el panorama político nacional, regional e, incluso local, se ha removido con los resultados de las elecciones a la Comunidad de Madrid.  Muchos de los habituales de la movilidad ideológica buscarán soluciones personales a la debacle de sus organizaciones, otros se verán obligados a reconducir el rumbo y otros tendrán que revisar ideas obsoletas. Ojalá todo ello sirva para crear un clima respirable con partidos fuertes. Un gobierno exigido por una oposición exigente y trabajadora será más eficaz y creativo.

Nuestro espacio es el centro; nuestro método, el trabajo incansable; nuestro objetivo, el bienestar y el progreso solidario de Tres Cantos.