Motriz | Ejercicio en vacaciones

Motriz | Ejercicio en vacaciones

¡Ya están aquí! Después de un año complicado nos merecemos más que nunca unas buenas vacaciones. Este es nuestro momento para alejarnos de las rutinas y las responsabilidades que es un camino inmejorable para recargar pilas y volver después del verano con ánimos renovados.

Las vacaciones traen consigo, casi inevitablemente, la interrupción de nuestras rutinas deportivas o actividades físicas habituales que no podemos seguir practicando de la misma manera al cambiar de ubicación y alterar nuestros horarios. Todo esto es perfectamente natural si bien esconde un cierto riesgo: el que pensemos que vacaciones es sinónimo de descanso total. Tumbarse a la bartola, en el sentido más amplio del término, es el camino más corto para perder los buenos hábitos adquiridos durante el curso y una parte de los beneficios que nos ha reportado la constancia que hemos mantenido a la hora de acudir a nuestros entrenamientos y clases.

Claro que podemos descansar más, disfrutar de esas maravillosas y apacibles siestas de veranos, estirar alguna hora más en la cama cuando el cuerpo nos lo pide. Las vacaciones están hechas para eso. El riesgo radica en confundir esto con la opción ejercicio 0 que, junto a cambios de horarios y alimentación, pueden provocar un desajuste vital que haga que, a nuestra vuelta, sea mucho más difícil reincorporarnos a nuestra “vida de invierno”

Nuestra recomendación es, como para otros muchos aspectos de la vida, explorar un camino intermedio: huir de la inactividad practicando otro tipo de ejercicios suaves o deportes que no tenemos ocasión de practicar durante el curso. Cuatro buenas opciones: los largos paseos por la playa, la natación, uno de los deportes más completos y algunos ratos para descubrir nuevas disciplinas como el yoga. No olvides que existen multitud de aplicaciones que pueden ayudarte a iniciarte. El senderismo en montaña ofrece también la posibilidad de un ejercicio moderado pero muy beneficioso.

Mantener una actividad física adaptada es tan importante como no someter a tu alimentación a un cambio radical, tanto en horarios como en productos. Claro que es es estupendo salir de la rutina, también gastronómicamente, pero conviene hacerlo con cabeza para que la ruptura total con nuestros hábitos no nos juegue una mala pasada.

En Motriz estaremos encantados de recibiros a vuestra vuelta… y de seguir disfrutando con los que os quedáis. Hemos organizado a nuestros equipos para continuar con nuestras clases de pilates, hipopresivos y sesiones de fisioterapia durante los meses de julio y agosto.

Estés donde estés, te deseamos las mejores vacaciones.