MOTRIZ | Devuelve a tu cuerpo toda su energía

Han sido unos meses de parón, donde cada uno ha tenido sus vivencias, experiencias en unos casos los más, y en otros menos positivas, incluso terribles, pero todas ellas diferentes a lo que estábamos acostumbrados a vivir.

Teletrabajar, hacer de profesores, sacar la calculadora para ver cómo sacar nuestros negocios a flote, saber que teníamos un familiar o un amigo en el hospital luchando contra el Covid-19 o haber tenido que decir adiós a alguien sin poder dar la despedida que nos hubiera gustado…

Hemos vivido un desgaste de energía como pocas veces en nuestra vida. Ha llegado el momento de ir recuperando esa energía y, con ella, nuestro equilibrio de vida. 

Existen varias herramientas a las que recurrir para recobrar nuestra energía y, así, ir sintiéndonos mejor poco a poco, tanto a nivel emocional como a nivel físico. El gran problema es el de siempre: encontrar la ruta y dar el primer paso. Y no es fácil. Si en nuestro interior no encontramos la energía para dar el primer paso, ¿cómo salimos de esta situación? Hay una primera respuesta, vas a tener que quererte mucho y ocuparte de ti como te mereces.

La energía volverá poco a poco de la mano de tu determinación a seguir adelante. Lo que acabamos de vivir ha puesto a prueba nuestra capacidad de resistencia. Y esto tiene un mensaje en positivo ¡Enhorabuena, eres muy fuerte! Pero hay más buenas noticias: ¡Enhorabuena, tu fuerza va a colocarte en la senda de nuevo! La energía está en ti. Sólo necesitas empezar. Y claro que el primer paso puede ser ponerte unas zapatillas y salir a correr, el primer paso puede ser estar leyendo este artículo, eso ya supone un interés por ese cambio y eso ya es un primer paso. Piensa que ya has comenzado y que ya no hay quien te pare para seguir avanzando.

Vas a salir, a tu ritmo. No te zarandees para llegar a la “normalidad” en tiempo récord. Respétate. Por eso el siguiente paso puede ser que, después de leer este párrafo, no hagas nada. Cierra tus ojos, relaja tu expresión, tus hombros y tu tórax. Y respira, realiza 10 profundas respiraciones, contando una a una y pensando sólo en ello, en cómo entra el aire a tus pulmones, y sale suavemente. Siente con cada inspiración cómo entra energía en ti. Hazlo amablemente, deja que pasen los pensamientos, como nubes, sin juzgarlos, sin juzgarte, sólo respira…….

Ya disté dos pasos y ¿sabes qué? Que ya no hay quien pueda detenerte. Prepárate una comida saludable, cargada de ricas verduras que llenen de color la oscuridad y serénate mientras lo preparas, pensando sólo en ello, concentrándote en cada paso. 

Lo que tienes que tener presente, siempre presente, es que esa maravillosa llave de la energía está en ti, sólo tienes que sacarla de tu bolsillo y poco a poco darle la forma deseada para que abra tu portal de energía….sólo tú tienes ese poder así que ya has empezado, no te detengas.

Si necesitas un pequeño empujoncito más, te podemos ayudar. Las clases de Pilates presenciales ya han comenzado, con estrictos protocolos de seguridad que garantizan que podamos mantener tanto las distancias como reducir al mínimo el aforo. Volver a ejercitar nuestro cuerpo y echar unas risas con nuestro monitor y compañeros: aquí tienes un intercambio de energía el que queremos estar. Ven cuando quieras, allí estaremos.