¿Qué supone ser miembro de la mesa electoral?

La cuenta atrás para las elecciones del 26 de mayo ha comenzado. Como en cada cita electoral, son mucho los ciudadanos que tendrán que dedicar su domingo a formar parte de las Mesas Electorales, cuya labor es la de presidir el acto de la votación, controlar el desarrollo del mismo y realizar las tareas de recuento.

¿Cómo saber si soy miembro de una Mesa Electoral?

La elección de las personas que van a ocupar las distintas Mesas Electorales se lleva a cabo mediante sorteo. A cada miembro se le envía una notificación con acuse de recibo acompañado de un manual de instrucciones en el que se especifica cuáles serán sus funciones.

¿Quiénes forman la mesa electoral?

Las Mesas electorales están integradas por un Presidente/a y dos vocales. Cada titular de la mesa tiene dos suplentes. Tanto titulares como suplentes deben acudir al colegio electoral el día de las elecciones. Si se presentan todos los titulares, los suplentes quedan exentos de sus obligaciones.

¿Qué funciones tienen los miembros de la mesa?

El Presidente/a de la Mesa electoral, es la autoridad en materia de orden público dentro del local electoral; tiene autoridad exclusiva para conservar el orden, asegurar la libertad de los electores y mantener la observancia de la ley. Tanto las funciones de los vocales como las del Presidente o Presidenta se encuentran detalladas en el manual que reciben al ser notificada su designación.

¿Me pagan por esta labor?

Pagan y son horas que podrás hacer de menos en tu trabajo. Los trabajadores por cuenta ajena y los funcionarios nombrados presidentes o vocales de las Mesas Electorales tienen derecho a un permiso retribuido de jornada completa durante el día de la votación, si es laboral.

En caso de que trabaje el lunes, los trabajadores tendrán derecho a una reducción de su jornada de trabajo de cinco horas.

¿Cómo puedes librarte de participar en la mesa electoral?

Dentro de los supuestos contemplados por la ley, existen causas que por sí mismas justifican la renuncia y otras que dependen de la valoración de las circunstancias que realice la Junta Electoral de la zona. Discapacitados, enfermos y ancianos se sitúan entre quienes más comúnmente eluden la cita conforme a la legalidad, así como el personal sanitario de guardia y aquellas personas que puedan acreditar asistencia a bodas, bautizos y comuniones de parientes cercanos.