Los equipamientos tricantinos empezaron en prefabricados

Los equipamientos tricantinos empezaron en prefabricados

Redacción | Luis Barbado.

Los actuales equipamientos sociales que tiene ahora la ciudad de Tres Cantos son objeto de orgullo para los vecinos y envidia -sana, se supone-  para otros ayuntamientos.

En la etapa de la  empresa pública Tres Cantos SA (1976-2001) se encargaron proyectos a prestigiosos arquitectos y eso ha dado cierto nivel a la nueva ciudad. Los nuevos también son de alta calidad.  Sin embargo, cuando empezaron a llegar los primeros vecinos -a mediados de 1982, hace ya casi cuarenta años-  la misma mercantil tuvo que improvisar muchos de esas dotaciones con soluciones provisionales y urgentes para que tuviéramos seguridad ciudadana, educación, cultura o sanidad pública. Los prefabricados fueron  el plan B hasta que llegaron los equipamientos definitivos del plan A, a veces con retrasos de hasta diez años.

El primero de estos “barracones” que adornaron el paisaje local  fueron los de la Policía-Guardia Civil, instalados en el sector Músicos en septiembre del año 1983 y luego ampliados para acoger la Junta Municipal de Distrito en 1988. Allí estuvo el ayuntamiento hasta septiembre de 1996, cuando abrió sus puertas al público la actual Casa Consistorial, hace ahora  25 años. Ya vacíos, los barracones aún estuvieron en pie varios años.  

Para centro de salud,  los prefabricados fueron la penúltima solución antes de que se hiciese realidad el actual centro de Oficios, inaugurado el 23 de junio de 1990, ocho años después de llegar los primeros residentes y menos de un año antes de la segregación. Con su apertura, los prefabricados fueron ocupados por la Asociación de Vecinos y algunas entidades ciudadanas pero un incendio -posiblemente intencionado- puso fin a su función.

Para que llegase Tres Cantos el segundo centro de salud, el de Embarcaciones, los vecinos de la segunda fase tuvieron que esperar otros 17 años, hasta el 18 de abril de 2007, y eso a pesar de las reiteradas  presiones ciudadanas. Una de las vecinas destacada en esta labor reivindicativa fue durante mucho tiempo María Luisa Ballesteros, también cofundadora de la Universidad Popular Carmen de  Michelena.

En el recorrido por los equipamientos tricantinos, hay que recordar que en unas semanas se cumplirá el XXX aniversario de la llegada del tren de cercanías  y el de la apertura del segundo IES, el bautizado con el nombre del pintor Antonio López.