Lime comienza a prestar de nuevo el servicio de alquiler de patinetes con un estricto protocolo de medidas higiénicas

La empresa Lime comienza a prestar de nuevo en Tres Cantos su servicio de alquiler de patinetes eléctricos, con un estricto protocolo de medidas higiénicas, como parte del plan de desescalada post COVID-19.

Con el objetivo de facilitar la movilidad urbana de una forma sostenible y segura, ya que es un vehículo unipersonal de uso al aire libre, la compañía ha desplegado su flota para ofrecer una alternativa individual a quienes deseen desplazarse por la ciudad cumpliendo con el distanciamiento social.

A mediados del mes de marzo Lime suspendió la prestación de este servicio como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus y, tres meses después Tres Cantos será el tercer municipio en el que la compañía vuelva a operar en España, tras las ciudades de Madrid y Málaga.

Lo hace bajo un nuevo protocolo de medidas de higiene que establece una limpieza y desinfección diaria de la flota de patinetes, tanto al desplegar como en el momento de redistribución de los patinetes. Se desinfectarán especialmente las zonas de mayor contacto, como los manillares y, para ello, se utilizarán los productos recomendados por el Ministerio de Sanidad.

Por otro lado, la empresa ha puesto en marcha una Campaña formativa sobre la seguridad de usuarios de patinete e informará de forma regular y recurrente, a través de su aplicación, las recomendaciones sanitarias y de seguridad que incluyen la revisión del patinete para asegurar su buen funcionamiento o el recordatorio de lavado frecuente de manos, así como el mantener la distancia social mientras se circula, entre otras recomendaciones.

Para utilizar Lime, sólo hace falta descargarse la aplicación móvil, localizar un patinete en el mapa y desbloquearlo con un clic. Moverse con el patinete eléctrico cuesta 1€ por desbloqueo y 0,17€ por cada minuto de uso.