La psicooncología: ¿qué es y cómo puede ayudarnos?

La psicooncología: ¿qué es y cómo puede ayudarnos?

La palabra cáncer es una palabra que asusta a mucha gente. En muchos casos, el temor aparece ante la posibilidad de la enfermedad, haciendo incluso que la persona no se enfrente a pruebas diagnósticas que podrían ayudar en la prevención y tratamiento del cáncer. En otros casos, la angustia o preocupación aparece ante el diagnóstico de la enfermedad por parte del enfermo y/o sus familiares.

Si bien es cierto que hay personas que ante la enfermedad tienen recursos suficientes para no presentar una sintomatología psicológica importante, se calcula que entre un 30% y un 50% de las personas con cáncer normalmente presentan un malestar psicológico suficientemente significativo como para precisar ayuda profesional. La ansiedad, la depresión o el insomnio son los síntomas más habituales, además, en muchos casos, como el paciente tiene que organizar su vida alrededor del tratamiento aparece un fuerte sentimiento de culpa con respecto a su familia. En otras ocasiones, el paciente puede sentirse incomprendido o puede sentirse presionado ante la necesidad de los propios familiares o gente que le rodea de seguir un tratamiento u otro. El miedo al futuro, a qué pasará si el tratamiento no funciona, a las secuelas del propio tratamiento,  también puede generar un alto nivel de ansiedad en los pacientes.

Sin embargo, a pesar de presentar este malestar, son pocas las personas que piden ayuda especializada, y en muchos casos, se debe al desconocimiento de que la psicología, y en especial la psicooncología, puede ayudarles.

Ante la enfermedad es habitual priorizar el tratamiento del cáncer dejando a un lado la sintomatología y el malestar psicológico. Realmente, el abordar de una forma adecuada y con ayuda profesional este momento tan difícil en la vida, puede ayudar entre otras cosas, a reducir el malestar y aumentar la calidad de vida del paciente y sus familiares

Cada persona afronta y actúa ante el diagnóstico de un cáncer de forma diferente, en este momento o durante todo el proceso de la enfermedad, se puede desencadenar una serie de problemas psicosociales que puede variar según las situaciones y vivencias que puedan presentarse. El impacto de la enfermedad y todo su proceso afecta a la persona, familiares, personas cercanas y al trato con el equipo de cuidados que nos acompaña en cada proceso. El objetivo de la psicooncología es dar soporte a las personas afectadas por el cáncer, ayudando a manejar los cambios que se generan a lo largo del proceso de enfermedad y mejorar su calidad de vida.

La intervención puede ser diferente dependiendo del momento de la evolución de la enfermedad donde busca detectar las necesidades emocionales, psicológicas, sociales y espirituales con el objetivo de orientar y acompañar en cada fase al paciente. Desde el diagnóstico y manejo de la información recibida, pasando por los retos del tratamiento y los posibles cambios que nos puedan influir, el intervalo libre de enfermedad y miedos asociados, las posibles secuelas en la fase de supervivencia, posibles recidivas y cómo nos afecta emocionalmente, el abordaje y acompañamiento en los cuidados al final de la vida y el duelo ante la pérdida. El papel del psicooncólogo será facilitar la regulación emocional, potenciar estrategias de afrontamiento, facilitar la adaptación, facilitar la comunicación y acompañar en cada fase del proceso.