La obesidad, problema real. ¿La podemos controlar?

Conocido es por todos y todas que la actividad física es fundamental para una vida saludable, la cual nos permita disfrutar de muchos años de vida y con una calidad muy importante.

Si bien es cierto que no siempre seremos capaces de conseguir estas dos grandes conclusiones solo viviendo del ejercicio físico, el cual queda algo ‘descolgado’ si no introducimos la parte de la nutrición adecuada y un descanso correcto.

Si nos fijamos en el aspecto de la obesidad, la OMS nos dice que mundialmente el 23% de los adultos y el 84% de los adolescentes en edad escolar no realizan suficiente actividad física. Podríamos decir que son datos alarmantes y que estos se asemejan mucho a los que disponemos en España, algo que debemos atacar y centrarnos en que no podemos continuar así.

La obesidad es fácil de erradicar, ya que los componentes de entrenamiento o actividad física y nutrición son relativamente sencillos de controlar, con las prácticas adecuadas y los conceptos bien definidos, en cuanto a todo aquello que nos haga tener una mayor salud. Quizás necesitamos más concienciación por parte de las administraciones, mejores formatos de educación física en los colegios e institutos y mayor publicidad positiva, ayudando a que los jóvenes y los no tan jóvenes, consigan resultados saludables.

Es absolutamente cierto que la obesidad genera enfermedades, que todas ellas son producto de malos hábitos y que cuando nos damos cuenta, hemos generado patologías que nos precisan medicamentos y remedios para solventarlas, algo que no sería así de no haberlas creado nosotros mismos. Debemos ser conscientes de esto, debemos saber que podemos convertirnos en personas enfermas solo por no querer entender este punto, este punto en el que el sobrepeso nos juega una mala partida.

Pero, ¿qué puedo hacer si ya me encuentro en situación de sobrepeso? 

Muy sencillo. Practica actividad física (entrenamientos de cardio y fuerza) unos tres días por semana, disfruta de una dieta equilibrada (introduciendo vegetales, disminuyendo carnes pesadas e incrementando la ingesta de pescados) y reduce al máximo posible el consumo de azúcares (nada de refrescos, bollería industrial y azúcares refinados).

Como cuando pensamos en estas fórmulas de mejora nos asustamos, lo mejor es acudir a especialistas del deporte y de la nutrición, con los que conseguir que nuestro cambio sea consciente, sea adecuado y ordenado. Confía en que el cambio solo depende de ti.

Alejandro Ruiz-Valdepeñas 

Director AltaFit Gym Club Tres Cantos