La M-607 contará con un nuevo radar a la altura del tanatorio de La Paz

La M-607 contará con un nuevo radar a la altura del tanatorio de La Paz

Numerosos conductores llevan denunciando durante años las condiciones en las que se encuentra la M-607, carretera catalogada como una de las más peligrosas de la región, con numerosos puntos negros para la circulación. Según la definición de la DGT, un punto negro es un emplazamiento en el que durante un año se han producido tres o más accidentes con víctimas.

Uno de los tramos más peligrosos se encuentra en la curva situada a la salida del tanatorio La Paz, donde la Comunidad de Madrid decidió cambiar la velocidad máxima permitida, que pasó de los 100 kilómetros por hora a los 80 kilómetros. Al parecer esta medida es insuficiente, ya que se siguen concentrando numerosos accidentes en este tramo. Tras varios años de espera, se va a proceder a la instalación de un nuevo radar fijo en este tramo de concentración de accidentes. En estos momentos ya se ha colocado el cartel que avisa del control de la velocidad de los vehículos que atraviesen este tramo, a la altura de Las Jarillas, pero todavía queda su instalación. 

Situado en el kilómetro 21, coincide con la entrada sur a Tres Cantos, donde los conductores se encuentran con una curva que parece ligera hacia la izquierda, pero que se cierra sobre sí misma.

Cartel del nuevo radar fijo a la altura de Las Jarillas.

La intensidad media diaria de tráfico o número de vehículos que circulan en este tramo es de más 60.000 vehículos al día. La Comunidad de Madrid aseguraba que, en los últimos tres años, se han invertido más de 10 millones de euros en varias actuaciones de mantenimiento, tanto de firmes como de otros elementos de vía o reparación de estructuras en la carretera M- 607.  De la misma manera, se ha renovado el asfaltado en más de 30 kilómetros de vía en los tramos entre Madrid, Tres Cantos, Colmenar Viejo, Cerceda y Navacerrada, con una inversión de 3,9 millones de euros. 

La creación del tercer carril de la M-607 entre Tres Cantos y Colmenar Viejo es otra de las medidas que la Comunidad de Madrid anunció para mejorar la circulación por la M-607. Sin embargo, estas obras no comenzarán hasta el próximo año, lo que supone una demora significativa con lo inicialmente previsto. 

El consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, subrayaba que “el Gobierno regional invierte una media de 25.000 euros por kilómetro y año en el mantenimiento de su red, para garantizar la seguridad de los usuarios y hacer más confortable la conducción”.