LA COLUMNA DE MAMÁ MONO | Incluido en el sueldo

El pasado 26 de agosto, fallecía el comandante Francisco Marín en unas maniobras de la Patrulla Águila en Cartagena. Y se le brindaron honores, ante el dolor de su familia.

Sin embargo, una voz cercana a mí pronunció esa maldita frase: “Bueno, lo de morir va incluido en el sueldo que cobran los militares”. 

No es la primera vez que lo escucho. 

También llegaron a mis oídos estas palabras con el fallecimiento del capitán Borja Aybar, cuando decidió no salir del avión para poder salvar a una población entera en Albacete, o con la muerte del cabo Soria en El Líbano.

¿Incluido en el sueldo? Empecemos diciendo que el sueldo de un militar se compara con el de un funcionario civil, y en ocasiones, es incluso inferior. Pero, lo más importante, es que parece que nos hemos deshumanizado hasta el punto de creer que una vida humana se puede contabilizar.

Todos los integrantes de las Fuerzas Armadas adquieren un compromiso de defendernos a todos, aunque ello les cueste la vida. Pero lo hacen por amor, honor, e ideología. No por un sueldo mediocre.

Extrapolando ahora la cuestión… ¿qué es lo que realmente va incluido en un sueldo?

¿Acaso va incluido en el sueldo de un médico que los pacientes le agredan? ¿En el caso de una azafata, que la acosen? ¿Va en el sueldo que a la gente joven la exploten laboralmente por un sueldo mínimo? ¿Que pirateen fotografías íntimas de famosos para ganar unos euros?

No. La respuesta es NO. Necesitamos recuperar aquello que nos hace humanos; el valor, la solidaridad, el amor, el sacrificio… son valores que no tienen precio, pero que son necesarios en nuestras vidas.