La Casa Consistorial cumple 25 años después de descartar otro proyecto más ambicioso

La Casa Consistorial cumple 25 años después de descartar otro proyecto más ambicioso

Aunque Tres Cantos se segregó de Colmenar Viejo en marzo de 1991 aún tuvo que esperar más de cinco años para tener una sede definitiva, la actual casa consistorial,  que inauguró el presidente regional Alberto Ruiz Gallardón (PP) el 23 de julio de 1996, hace ahora 25 años. La primera piedra la había puesto el anterior presidente, Joaquín Leguina (PSOE), el 19 de diciembre de 1994.

En esos cinco años anteriores la sede del ayuntamiento se repartió entre los prefabricados del sector Músicos, instalados originariamente por la empresa Tres Cantos SA en 1983 para acoger sendas dotaciones de la Policía Local y la Guardia Civil, luego ampliados en 1989 para sede de la Junta Municipal de Distrito, y las oficinas de Tres Cantos SA. Los barracones fueron la primera sede del nuevo ayuntamiento cuando Tres Cantos se creó como municipio independiente, el 21 de marzo de 1991 y también al cumplirse el tercer aniversario de la segregación – en 1994- cuando se izó la bandera con el escudo local.

Dada la precariedad y tamaño de esas instalaciones, la alcaldía y otras dependencias municipales se trasladaron dos años después -de nuevo provisionalmente- a la sede de Tres Cantos SA, situada en la plaza de las Once Colmenas hasta el año 2000, edificio que ahora acoge oficinas privadas y una tienda de SuperCor.

Proyectos que no vieron la luz

Aunque los vecinos tuvieron que esperar hasta septiembre de 1996 para que abriesen las nuevas dependencias municipales que ahora conocemos, desde antes de la segregación se barajaron varios proyectos para levantar una sede consistorial definitiva. El más ambicioso fue el impulsado por el primer alcalde, Antonio Osuna, de TCU. A tal efecto, Tres Cantos SA convocó un concurso del que resultó ganador uno ideado por Andrés Perea que nunca llegó a materializarse. El motivo fue la falta de recursos económicos de la empresa pública. Algo parecido ocurrió con otro proyecto para la Casa de la Cultura firmado en 1991 por los arquitectos J.L. Romany, Carlos Ferrán y Fernando Nazavo. Ambos equipamientos eran mucho más espaciosos que los actuales, que ahora cumplen sus bodas de plata. Igual que estos proyectos, otros muchos -desconocidos por la inmensa mayoría de los vecinos- se quedaron por el camino.

Hito a hito, Tres Cantos va haciendo su historia. El pasado mes de junio se cumplieron los primeros 50 años desde el inicio de la ACTUR de 1971, aunque la efeméride ha pasado inadvertida tanto para el ayuntamiento como para la mayoría de los vecinos, que desconocen esos detalles de la historia de su ciudad.