Javier Sanmiguel | Vuelve el Orgullo LGTBI+

Javier Sanmiguel | Vuelve el Orgullo LGTBI+

Este año vuelve el orgullo. Vuelve cuando la lucha por los derechos del colectivo trans es más central que nunca. Vuelve cuando aumenta el odio a las personas LGTBI+. Vuelve cuando no está garantizada la autodeterminación de género ni los derechos de los menores trans y, desde las instituciones, debemos hacer una apuesta clara y valiente. Por esto, desde Podemos Tres Cantos, hoy, declaramos nuestro apoyo explícito al orgullo de este año, a los derechos del colectivo LGTBI y a las reivindicaciones de las personas trans, especialmente a su libre determinación de género, que apoyamos como un derecho humano, constitucional, necesario para su igualdad.

Vuelve, en definitiva, cuando hace más falta el reconocimiento institucional, cuando es más necesario avanzar en derechos e igualdad para el colectivo LGTBI+, en leyes, hacia avances postergados una y otra y otra vez, en defensa de las personas trans, un colectivo siempre olvidado, siempre marginado, que siempre ha sido señalado y al que, definitivamente, le ha llegado ya su momento de igualdad.

Es responsabilidad del gobierno central que sea posible avanzar con decisión para garantizar los derechos del colectivo LGTB+. Es por esto que, desde aquí, pedimos a los actores políticos que se comprometan a que no pase un año más sin una ley que garantice todos los derechos de las personas LGTB+ y especialmente las trans. No es asumible que pasen los meses, que pasen los años, sin leyes que las protejan, sin leyes que reconozcan la libre determinación de género, sin leyes que garanticen la igualdad ante la ley del colectivo LGTBI+, sin leyes que reconozcan a las personas no binarias, sin leyes que protejan a las personas trans migrantes, sin leyes que despatologicen, como ya ha reconocido la Organización Mundial de la Salud.

La libre determinación de género es una reivindicación de dignidad y de igualdad, sin trabas, sin tutelas, sin testigos, sin terceros que validen la realidad de las personas trans. Una reivindicación que es condición necesaria para que todas las personas sean iguales ante la ley, como recomienda la Comisión Europea y Naciones Unidas. Es, además, lo que está ya aprobado en 13 Comunidades Autónomas, en Dinamarca, Irlanda, Noruega, Grecia, y múltiples países más, en Europa y América. En España, fuimos pioneras en la aprobación del matrimonio igualitario en 2005 y, 16 años después, no podemos quedarnos atrás, no podemos renunciar a ser un país referente en derechos y en diversidad. Además, las personas trans están viviendo problemas graves con el desabastecimiento de los medicamentos que necesitan.

Es por todo esto que queremos reclamar a los gobiernos central, autonómico y local que atiendan con claridad las exigencias de los colectivos LGTBI+ y escuchen sus reivindicaciones. Que sean valientes y que garanticen sus derechos, como se hizo en 2005 con el matrimonio igualitario, esta vez, con una Ley Integral Trans.

Este año, el orgullo, como han trasladado las organizaciones con su lema “Los derechos no se negocian, se legislan: Ley Integral Trans Ya!” tiene voz trans, es un orgullo por todo el colectivo LGTBI+ pero especialmente por la igualdad, los derechos y la dignidad de las personas trans.

Este año desde las instituciones públicas, debemos sumarnos a esta lucha colectiva por la dignidad y la igualdad y debemos hacerlo con valentía.

La igualdad no puede esperar por más tiempo.

¡Y que viva el orgullo!

1.099 mujeres y 41 menores asesinados

La vallisoletana África o las niñas Anna y Olivia son los últimos nombres de las 1.099 mujeres asesinadas desde 2003 -21 mujeres este año- y los 41 menores asesinados y 312 huérfanos.

Esta terrorífica lacra de la violencia machista que comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad que ejercen los hombre sobre las mujeres, debe ser erradicada socialmente para que podamos denominarnos “civilizados”.