Javier Juárez | Hacer, cuidar, invertir

La capacidad de las ciudades para enfrentarse al reto del crecimiento justo y equilibrado reside, en gran medida, en la fortaleza de las cuentas de su Ayuntamiento. Cuanto mayor es la capacidad económica de su administración local mayor es el retorno en infraestructuras y servicios del esfuerzo impositivo que los vecinos realizan.

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Tres Cantos se rige por principios de prudencia en el gasto y eficacia en la gestión del patrimonio municipal para propiciar las condiciones necesarias para que siga siendo atractiva para la inversión de las empresas y para que sea el destino vital de miles de personas que creen en lo que la ciudad es y será en el futuro.

Consecuencia de ese modo de hacer las cosas, el Ayuntamiento de Tres Cantos ejecutó el pasado 2019 la práctica totalidad de los compromisos de inversión que se habían establecido en el proyecto presupuestario. Hicimos gran parte de la reforma urbana de los sectores más antiguos de la ciudad, reformamos parques y jardines, pusimos en marcha los servicios de la nueva ambulancia municipal, invertimos en instalaciones educativas, , pusimos a disposición de los tricantinos becas para libros y material escolar, se implantó el servicio de vigilancia y control del tráfico a través de cámaras OCR o iniciamos las obras de reforma del pabellón del centro deportivo Laura Oter y la construcción de las pistas de tenis aledañas.

Es decir, hicimos grandes inversiones que son tangibles y, al mismo tiempo, fuimos capaces de generar un superávit de 4,63 millones de euros con un remanente de tesorería cercano a los 7,8 millones de euros, una ausencia total de deuda y un periodo de pago a proveedores de no más de cuatro días. Con estos datos, estamos en condiciones de asegurar que en este ejercicio de 2020 ese esfuerzo retornará con inversiones financieramente sostenibles.

Seguimos pensando que el mejor modo de hacer que Tres Cantos se consolide como una de las ciudades más prósperas, equilibradas y seguras de España es mantener una presión fiscal baja, favorecer la implantación de empresas, construir un entorno respetuoso con el medio ambiente e invertir en la prestación de servicios sociales que tenga en consideración a quienes más lo necesitan.

Cuidar cada céntimo, no gastar ni un euro más del que se ingresa nos permitirá afrontar los proyectos diseñados para el mañana y nos hace solidarios con el resto del país conteniendo la deuda pública. 

Muy pronto los vecinos verán como culminamos el proceso de reforma urbana, se distribuirá la ayuda a la natalidad por nacimiento de hijo, se iniciarán las obras del pabellón de gimnasia rítmica y deportiva del residencial El Pinar, serán renovados parques y jardines y continuará la sustitución del alumbrado público por uno más eficiente.

En tiempo de indecisión política, la mejor herramienta para construir una ciudad ejemplar es ser creativos e innovadores en el ámbito urbano y social y prudentes en el modo de gestionar los recursos públicos. Eso nos ha permitido ser lo que somos y nos garantizará un futuro de estabilidad y progreso del que nos beneficiaremos todos.