Frena el virus, no te toques la cara

Me meto el dedo en la nariz, en la boca, luego me rasco el ojo, me muerdo las uñas, me quito un grano del moflete, apoyo la mejilla en la palma de mi mano, me toco la barbilla…

A día de hoy, todos sabemos que tenemos que tener una muy buena higiene en nuestras manos para evitar la propagación del virus. Sin embargo, el hecho de lavarnos constantemente las manos para evitar que estén sucias no es lo verdaderamente importante. Lo que sí que es relevante es no tocarnos los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar.

Y es que el motivo principal es que la mayor parte de las enfermedades infeccionas, como el caso del coronavirus que actualmente está presente en nuestro país y en nuestro municipio, entran a través del contacto con la cara. De hecho, un estudio llevado a cabo en el año 2012 confirmó que tocamos superficies y luego, sin lavarnos las manos, nos tocamos la cara por lo menos tres veces cada hora. Aunque es verdad que es de manera inconsciente y que esto es muy difícil de controlar ahora más que nunca debemos evitarlo.

Una de las razones por las que se recomienda el uso de la mascarilla es debido a que, al llevarla puesta, se reduce el instinto que tenemos de tocarnos el llamado triángulo facial. Por ello, podemos utilizar alternativas como rascarnos utilizando la cara interna del brazo. Recuerda, todos los gestos individuales suman a nuestra colectividad y a frenar esta pandemia.