Eva Ríos, la liberación total del color

“Podemos expresar lo que llevamos dentro, aún sin querer hacerlo, inevitablemente”, dice.

Eva Ríos es una emergente pintora tricantina. Nacida en Madrid, en 1969, reside en nuestra localidad desde hace ya más de veinte años. Sus inquietudes artísticas empezaron a encauzarse precisamente en un taller de pintura de Tres Cantos, aunque su interés por la pintura se remonta a la infancia. “Vivía cerca del Museo del Prado, y allí me llevaban a menudo mis padres o iba con el colegio”, recuerda ahora, cuando echa la vista atrás. “Luego ya empecé a ir yo sola. Observaba a los clásicos en el Prado y a las vanguardias en el Reina Sofía, y todos ellos fueron alimentando mi interés a lo largo de los años”.

Ahora, no suele elegir los temas que quiere pintar. “Son ellos los que me eligen”, reconoce casi con sorpresa. “Me entran por los ojos y no puedo negarme a pintarlos, aunque parezca que son temas que me quedan muy lejos, otros son más cercanos, más íntimos”.

Las técnicas que más le interesan desarrollar son el pastel, los lápices de colores y el bolígrafo azul y de colores. Son largas horas de trabajo que, no obstante, se le pasan volando. Suele dedicar un mes a cada cuadro, aunque algunos requieren más tiempo y otros fluyen con más rapidez.

Su estilo es realista y figurativo, colorista, alegre y optimista. Porque, de hecho, trata de reflejar en su pintura cómo es ella misma. Y es lo que cree que transmiten sus cuadros. “Energía, luz, optimismo, gusto por la vida, pasión…”, enumera. “Si tengo algo que expresar es la luz, el color, la energía de la naturaleza, de la vida. Todo lo que me llena a mí, al final, es lo que quiero sacar fuera”, reflexiona.

Eva Ríos cree que la pintura es capaz de expresar ideas, temas o sentimientos que le resultaría imposible lograr de otra manera. “Yo me expreso mucho mejor en la pintura que en la escritura, por ejemplo, y me dio cuenta de ello. Sacas más cosas de dentro, cosas que quizá no quieres sacar o que incluso te gustaría ocultar o evitar. Casi sin querer, sale fuera. Me ocurre mucho más con la pintura que con la escritura. Es imposible cohibirte, lo que llevas dentro sale, incluso lo que quieres evitar por debilidad o qué sé yo, pero sale”, confiesa.

En cuanto a sus referentes, admite que los pintores que más le han influenciado, y a los que más ha seguido por los museos que tienen su obra expuesta, son los impresionistas y autores como Gustav Klimt, Egon Schiele o Alfons Mucha, también Joaquín Sorolla, Ramón Casas, Joaquim Mir o Anglada Camarasa, además de Edward Hooper, Richard Estes o David Hockney. Es decir, artistas de muy diferentes estilos y épocas. A ella tampoco le gusta encorsetarse en unos mismos temas a la hora de pintar.

Y lo que surge de la improvisación, acaba elaborándose en un lento proceso de reflexión. “La elección del tema que voy a pintar es más improvisado, lo eliges con el corazón o por alguna misteriosa razón que no soy capaz de entender, ni tampoco trato de entender. Luego, la elaboración del cuadro es mucho más pensada, claro. Ahí ya entra en juego la técnica. El planteamiento del cuadro es mucho más cerebral y pensado. Y al final llega el color, que ya es la liberación total, y me dejo llevar”, asegura. Así, Eva Ríos reconoce que los colores preferidos en su paleta “son los luminosos”. “Los colores de la naturaleza”, piensa. “¡Que son todos!”.


Si quieres saber más sobre la artista tricantina Eva Ríos, así como profundizar en su obra, puedes hacerlo a través de sus cuentas de Facebook e Instagram.