El estrés malo o distrés: ese gran conocido

El estrés es el proceso que se inicia cuando una persona recibe una o un conjunto de demandas ante las cuáles debe dar una respuesta adecuada. Cuando la demanda es excesiva y se prolonga en el tiempo se origina un desequilibrioy una serie de reacciones negativas que conocemos como sintomatología del estrés.  

En situaciones de estrés las personas pueden tener reacciones diferentes como, por ejemplo, dolores de cabeza, tensión muscular, problemas digestivos, excesivo cansancio, alteraciones en sus hábitos alimenticios, bruxismo, … A nivel psicológico podemos notar nerviosismo, falta de concentración, bloqueo, insomnio, ira o irritabilidad, ansiedad, tristeza e incluso depresión.

Para que puedas conocer mejor al “estrés” te comento cuáles son sus fases características:

  1. Fase de alarma o reacción. Al presentarse una situación a la que tenemos que hacer frente nuestro cuerpo se prepara y se dan una serie de cambios metabólicos como el aumento de la tensión muscular, la agudización de los sentidos, el incremento de la frecuencia cardíaca, la elevación del nivel de insulina, la liberación de adrenalina, …
  2. Fase de resistencia.Nuestro cuerpo se adapta a la situación, pero continúa la activación, aunque en menor medida que en la fase anterior. De este modo, compensamos el gasto de energía que hemos tenido e impedimos el agotamiento de nuestros recursos para afrontar la situación.
  3. Fase de agotamiento. Cuando la situación estresante a se alarga demasiado en el tiempo nuestro cuerpo agota sus recursos porque éstos se consumen a una mayor velocidad de la que se regeneran. Poco a poco nuestra capacidad de adaptación o respuesta disminuye pudiendo llegar a perder nuestras reservas psíquicas y físicas llegando incluso a un estrés crónico.

Consejos de tu psicóloga para reducir el estrés

Si estas pasando por una época en la que el estrés está afectando a tu día a día puedes encontrarte mejor siguiendo algunos consejos:

  • Gestiona tu tiempo de manera eficaz; establece objetivos y prioridades.
  • No seas tan perfeccionista ni te exijas demasiado. Aprende a decir “no”
  • Mantén una alimentación saludabley no olvides tener buenos hábitos de sueño. 
  • Practica ejercicio físico para incrementar la producción de noradrenalina, endorfinas y serotonina; te ayudarán a mejorar el estado de ánimo.
  • Aprende y utiliza técnicas de relajación.
  • Valora tus logroscuando termine el día; ten más en cuenta lo que has logrado y no lo que no has podido hacer.

Si aun así estás abrumado/a por el estrés y no lo puedes controlar acude a tu psicóloga para que pueda ayudarte. Durante lapsicoterapia cognitivo-conductual para el estrés podrás aprender diferentes técnicas que te ayudarán a tener un mejor autocontrol emocional como la relajación para disminuir la activación, la parada de pensamiento, la reestructuración cognitiva, la autohipnosis clínica, … te ayudaré a mantener hábitos saludable con la comida, con las horas de sueño, con el deporte, etc. En definitiva, adquiriráshabilidades de afrontamiento e inoculación de estréscon el objetivo de que tengas una recuperación integral que no solo te permita superar el estrés actual, sino que te ayuden a ser más resistente al mismo en tu futuro.

Elena González