Esperanza ante el futuro

Esperanza ante el futuro

La aprobación de los presupuestos de 2021, certificada el pasado 2 de diciembre, supone una oportunidad única para el relanzamiento económico y social de Tres Cantos dentro de un proyecto que se extenderá a lo largo de todo el decenio. Nuestras actuaciones deben tener una mirada a largo plazo para garantizar la continuidad de un proyecto global.

Las crisis aparecen, como en el caso de esta pandemia, de una manera súbita, pero la recuperación exige paciencia e intervenciones que, ante todo, atiendan a las necesidades esenciales urgentes y, al mismo tiempo, planifiquen un modelo de activación económica que pase por el gasto justo y meditado.

Respetando el destino que damos a cada euro procedente de los bolsillos de los tricantinos, el Gobierno municipal cree que el incremento en las protecciones sociales debe llevarse a cabo de manera conjunta con un aumento de la inversión pública. Estas actuaciones tienen necesariamente que contemplar las aspiraciones de los jóvenes de la ciudad que quieren trabajar y vivir en Tres Cantos porque se sienten identificados con la ciudad que los vio nacer y a la que aspiran como parte de su proyecto vital.

El 2021 será el año en el que continuaremos apoyando a los autónomos, las pymes y las personas afectadas por los expedientes de regulación de empleo. Seguiremos fomentando el comercio local. Ampliaremos la extensión de la imagen de la ciudad para seguir siendo un polo de atracción empresarial y, así, dinamizar la restauración, las actividades de las empresas de servicios complementarios, el consumo y, con ello, garantizar los estándares de una ciudad con tasas de paro bajas y con una calidad de vida envidiada por todos aquellos que nos visitan.  

Abordamos estos compromisos con la determinación de llevar adelante todo el programa electoral con el que nos comprometimos con todos los vecinos, con los que lo votaron y con quienes prefirieron dar su confianza a otras legítimas opciones. Todos tenemos un papel que jugar, todos estamos llamados al gran reto de recuperar la luz, la ilusión y del optimismo. Nos hace falta. Más aun en estas fechas en las que reivindicamos el derecho a soñar. Pronto nos abrazaremos con todo el deseo que llevamos acumulado. Hasta ese momento, os pido sentido común y responsabilidad y, al mismo tiempo, os envío un sentido deseo de felicidad y gratitud por vuestro compromiso. Feliz Navidad a todos.