ENTREVISTA | Kerry Mortlock, directora de King’s College Baby

Kerry Mortlock lleva más de 17 años dedicándose a la formación de bebes y niños de edades tempranas. Es su cuarto año en King’s College de Soto de Viñuelas, y a partir de enero de 2020 será la responsable de “King ‘s College Baby Education and Daycare”, la nueva guardería y escuela infantil que abrirá este prestigioso colegio tricantino. 

 ¿Qué ofrecerá “King’s College Baby Education and Daycare”?  

King’s College Baby abrirá sus puertas en enero de 2020 para bebés desde las 16 semanas de edad y ofreceremos tanto jornada completa, como sesiones de mañana y tarde. 

Nuestras instalaciones han sido específicamente diseñadas para crear una atmósfera relajante, con mucha luz natural, donde los bebés pueden generar relaciones cálidas y experimentar actividades nuevas y estimulantes. 

Todos los espacios están preparados para que los bebés exploren y seleccionen lo que quieren hacer: desde juegos desordenados y heurísticos, actividades de coordinación de manos y ojos, actividades sensoriales y táctiles, actividades de pequeños mundos, un área de juegos suaves y sesiones grupales de canto e historia.

Contamos con áreas tranquilas y cómodas y, por supuesto, un espacio donde podrán dormir y tener su tiempo de descanso dorado después de horas de diversión y juego. 

También tenemos nuestra propia área de jardín, donde realizaremos toda clase de actividades exteriores de forma completamente segura, con el beneficio de disfrutar del aire fresco. 

¿Qué lo hará especial?

Por un lado, King’s College Baby será especial en el sentido de que proporcionaremos a nuestros pequeños alumnos una educación británica de la más alta calidad ya desde estas edades tempranas, alentándoles para que poco a poco se vayan convirtiendo en niños confiados, felices e inquisitivos. 

Contamos con un equipo de profesores con amplia experiencia y formación especializada, que además de atención y caricias, sabrá alentar a los pequeños para que aprendan y crezcan a través del juego y la experiencia. 

En la educación británica, reconocemos cuán importantes son estos primeros meses y años formativos de la vida de un niño. Respetamos que los padres son sus primeros y más importantes educadores y que la seguridad emocional y las relaciones afectuosas sustentan un desarrollo temprano saludable. Por lo tanto, nuestro objetivo es crear una asociación entre el hogar y la escuela que construya una relación fuerte, positiva y de confianza.

En la etapa “Early Years Foundation Stage” del sistema británico, ciclo de los primeros años académicos en el sistema británico (conocido por sus siglas EYFS), ofrecemos un equilibrio entre el juego y el aprendizaje. Los intereses y preferencias que muestren los niños son la fuerza motriz para desarrollar el conocimiento, las habilidades y la comprensión. Por eso, son lo que guiarán la actividad y planificación de las sesiones.

El juego es esencial para el desarrollo porque contribuye al bienestar cognitivo, físico, social y emocional de los niños. El equipo docente también tiene un papel clave en la construcción de las condiciones adecuadas para el aprendizaje.

 ¿Cuáles son los principales beneficios de la educación británica en estos primeros años?

Más allá del claro beneficio de comenzar desde la edad más temprana una formación bilingüe, nuestro sistema y nuestra metodología se centran en que cada niño es único. El plan de estudios está diseñado de una manera muy flexible para que los profesores puedan adaptarlo de acuerdo con las necesidades e intereses únicos de cada uno de ellos. Los niños aprenden jugando y explorando tanto al aire libre como dentro del aula. Cada estudiante desarrolla sus propias habilidades de acuerdo con su creatividad e imaginación. El marco EYFS les prepara  les para pasar a la siguiente etapa escolar como alumnos de mente abierta, creativos y dinámicos.