ENTREVISTA |Guillermo Hurtado, encargado de BM Supermercados de Tres Cantos

Guillermo Hurtado es el encargado del establecimiento que BM Supermercados puso en marcha en Tres Cantos el pasado mes de diciembre. Este supermercado, que se caracteriza por su apuesta por el servicio excelente, los productos de calidad y el compromiso con los frescos, ha pasado a convertirse en un servicio más esencial que nunca con la crisis del COVID-19. Guillermo no puede estar más orgulloso del comportamiento de su equipo, pero también del de los clientes.

¿Qué has sentido al ver cómo los ciudadanos entraban en manada al supermercado?

Vivimos una situación muy crítica en la que los supermercados nos hemos convertido en un agente fundamental para garantizar las necesidades básicas de los ciudadanos. Los primeros días de la alerta fueron muy complicados, y la sensación fue, por un lado, de caos e incertidumbre, pero al mismo tiempo de comprensión ante el anuncio de confinamiento durante un periodo largo. Ahora la situación sigue siendo crítica y nuestro objetivo es el de mantener el servicio con la máxima normalidad posible, y garantizando el abastecimiento de la población

¿Os han proporcionado material como mascarillas o guantes para poder garantizar que estáis protegidos?

Se han tomado diferentes medidas para garantizar la seguridad de todas las personas, tanto del equipo como de los clientes, que se van reforzando y actualizando día a día, como intensificar la limpieza, la utilización de geles desinfectantes y guantes, el control del acceso a los centros, el refuerzo de la señalización interna, la colocación de mamparas de separación, guantes a disposición de clientes o los carros de compra sueltos, para evitar el uso de monedas. A esto se suma desde el primer día, la modificación del horario de tienda, con el objetivo de reducir los desplazamientos y ajustar el servicio a las necesidades actuales. 

¿Están mostrándoos su apoyo los tricantinos?

En general, los ciudadanos están muy concienciados con el problema y están respetando las medidas de seguridad que hemos implantando en tienda. Creo que todos somos conscientes de que en estos momentos la solidaridad y el respeto de las medidas de seguridad es responsabilidad de toda la sociedad

¿Cómo es un día normal ahora en el supermercado?

La situación sigue siendo complicada y nos enfrentamos cada día al reto de poder dar un servicio a todos los ciudadanos que se encuentran en confinamiento con los medios que contamos y esto supone un esfuerzo extraordinario en el trabajo diario. El incremento de la actividad y el contexto especial en el que nos encontramos trabajando, con la incertidumbre y el mantenimiento de las medidas de seguridad, sin duda, dificulta la realización de las tareas con normalidad.

¿Has vivido alguna situación complicada durante el confinamiento?

En general, lo más duro para todos es ver la realidad de las familias confinadas en sus casas, la incertidumbre de cuándo acabará todo y cómo conseguiremos recuperarnos. Creo que en estos momentos nuestra responsabilidad es transmitir a los ciudadanos un mensaje de esperanza y sobre todo nuestro compromiso de que seguiremos trabajando para garantizar el abastecimiento con el objetivo que no se produzcan situaciones de colapso en los supermercados.