Entrevista a Silvia Lucena, portavoz del grupo municipal PSOE

Vecina del municipio, con tan solo 31 años, es Doctora en Biología y ha trabajado con investigadora en varias universidades públicas. Tras haber sido Secretaria General de las Juventudes Socialistas de Tres Cantos y ser la responsable del Área de Medio Ambiente y Transporte en la Ejecutiva Regional, ha asumido el cargo de portavoz en el grupo municipal PSOE de Tres Cantos. 

¿Quién es Silvia Lucena?

Soy una joven tricantina y tengo grandes inquietudes, curiosidad y vocación de servicio a la ciudadanía. Por eso estudié biología y me doctoré en biomedicina en 2017 investigando el cáncer, con el fin de conocer los motivos de la resistencia del cáncer a las terapias y poder obtener mejores tratamientos para cada tipo de tumor y así salvar la vida de la gente.

¿Cuándo decides dedicarte a la política y por qué?

Siempre me he interesado por la política, por el debate, el intercambio de ideas y la búsqueda de soluciones a los problemas de la gente. Por eso, al finalizar mis estudios de licenciatura, me afilié a las Juventudes Socialistas de Tres Cantos y al PSOE, por ser la opción política que mejor representa mis ideales. Desde los inicios he sido muy activa, y he formado parte de las listas del PSOE en el municipio. En las últimas elecciones de mayo de 2019, los compañeros y compañeras de la agrupación socialista decidieron, por votación en listas abiertas, que fuese la número 2 en aquellas listas y asumí esa responsabilidad con gran orgullo y compromiso. Desde entonces soy concejala de Tres Cantos y me dedico a la política, no solo en mi tiempo libre, sino como parte de mi actividad laboral.

Creo que la política es la mejor herramienta para cambiar las cosas. Desde las instituciones se toman decisiones que afectan al día a día y al bienestar de la ciudadanía.

Por eso decidí implicarme de forma directa, para intentar llevar la voz de la ciudadanía a las instituciones, donde se toman las decisiones que finalmente repercuten en todos nosotros.

La política debe ser una etapa de la vida en aquellos que decidimos dedicarnos a ella. Mi ocupación principal es la investigación y la docencia, pero en esta etapa he querido aportar mi granito de arena. No es bueno depender de la política para vivir, porque puede llevarte a tomar malas decisiones por interés o necesidad personal, y a no saber cuándo es el momento de marcharse.

¿Cómo fue tu paso por las Juventudes Socialistas?

Fue una etapa muy enriquecedora y formativa; además, me permitió conocer a grandes personas, con unos ideales muy positivos y que tienen mucho que aportar a la sociedad.

Teníamos debates muy largos para definir una postura común, debates enriquecedores en los que se contraponían distintas ideas en numerosos ámbitos de la sociedad. Algunos temas eran menos controvertidos, pero otros eran tan sonados como la prostitución, la maternidad subrogada, la energía nuclear o el voto a los 16 años.

Como secretaria general fue una etapa complicada por la situación política en la que nos encontrábamos, de crisis y de desgana hacia la política. Fueron los momentos del 15M, del surgimiento de Podemos y Ciudadanos en detrimento del PSOE y su asociación juvenil afín. Pero precisamente estos momentos más complicados a nivel político te hacen crecer más a nivel personal, y las opiniones diversas te ayudan a conformar y matizar las tuyas propias.

Finalmente me despedí a los 31 años siendo la Coordinadora del área de Medioambiente, transporte y desarrollo sostenible de la Ejecutiva regional de las Juventudes Socialistas de Madrid. Esta responsabilidad también me dio la oportunidad de diseñar campañas regionales como las de la lucha por que el metro abra 24 horas los fines de semana o que exista un abono joven hasta los 31 años para aquellas personas que sigan formándose, tengan un empleo precario con bajos ingresos o, incluso, estén desempleados, con el fin de promover la movilidad sostenible sin que ello signifique un sobrecoste para las personas en situaciones más complicadas.

¿Qué supuso para ti asumir el cargo de portavoz en el Partido Socialista de Tres Cantos?

Fue un paso muy importante y que asumí desde la responsabilidad y las ganas de ser útil para el municipio. Solo llevaba un año de concejala y, además, sin dedicación al ayuntamiento, por lo que fue un gran cambio, no solo personal sino también profesional. Pasé de estar investigando en una universidad pública a dedicarme a la política a tiempo completo. Además, coincidió prácticamente con el inicio de la pandemia, por lo que fue un cursillo acelerado. Como grupo municipal optamos por la oposición responsable y propositiva que creíamos que era, y sigue siendo, necesaria para salir de esta crisis.

¿Cómo calificarías la actuación del Ayuntamiento ante la COVID-19?

Para empezar, hay que tener en cuenta que la situación ha sido muy compleja de manejar, especialmente al inicio de la pandemia. Tanto para el Gobierno de España como para las comunidades autónomas y los gobiernos municipales lo sucedido era completamente nuevo, y hemos tenido que irnos adaptando todos a unas circunstancias permanentemente cambiantes. Toda la corporación municipal hemos trabajado unidos, y desde el PSOE, como principal partido de la oposición, hemos decidido trabajar con responsabilidad y lealtad institucional. Cosa que, por otro lado, esperábamos en otros ámbitos como a nivel nacional, y no ha ocurrido. En Tres Cantos hemos sido muy propositivos, siempre buscando lo mejor para solucionar lo antes posible los problemas que iban surgiendo. Hemos intentado que nadie se quede atrás, acortando la brecha digital que existe entre las familias con menores rentas para que sus hijos e hijas pudieran seguir el curso escolar a distancia sin problemas; asegurar la continuidad de una comida saludable a las familias en riesgo de exclusión social que ya no contaban con ella en el comedor del colegio, o apostando por líneas de ayudas para desempleados y comerciantes.

¿Cómo percibes el futuro del municipio en cuanto a la crisis sanitaria que estamos viviendo?

Los datos no son positivos. Son mejores que los de otras áreas de Madrid, pero no debemos bajar la guardia. Necesitamos mayor control por parte del Ayuntamiento y también un esfuerzo extra de todos los vecinos y vecinas. Debemos evitar conductas de riesgo como, por ejemplo, los botellones. Aunque esto se favorecería ofreciendo a los jóvenes otro tipo de actividades más controladas y seguras. En cualquier caso, pensar en Tres Cantos fuera del contexto de la Comunidad de Madrid no tiene sentido, son situaciones fuertemente ligadas.

Por desgracia, la situación en la Comunidad de Madrid está siendo muy preocupante. La presidenta Díaz Ayuso ha tenido una gestión muy deficiente en lo que se refiere a la crisis sanitaria. Sin previsión de cómo gestionar el virus en los centros educativos, con las urgencias cerradas en muchos centros de salud, como el de Tres Cantos, reduciendo la atención primaria o con restricciones por barrios que llegan tarde y mal. Nos espera un futuro muy complicado por delante.

¿Cuáles crees que son las necesidades de un municipio como Tres Cantos?

Es evidente que la situación general de Tres Cantos es positiva. Tenemos una población con un nivel educativo alto, con un poder adquisitivo bueno, y esto se refleja en unos centros de enseñanza que destacan por su buen nivel y una ciudad, en general, bastante segura y cuidada.

A pesar de esto, nuestro municipio adolece de otras cuestiones que tienen una enorme relevancia. El precio de la vivienda es tremendamente elevado, por lo que la gran mayoría de los jóvenes tricantinos tienen que irse a vivir a otras partes de Madrid. El gobierno del PP no considera que esto sea un problema y, por lo tanto, reniega de aportar solución alguna. Para nosotros es primordial que las personas que se han criado en Tres Cantos puedan continuar su vida aquí.

Por otro lado, tenemos un problema evidente de comunicaciones. Hay atascos permanentes en la carretera, y la frecuencia de autobuses y trenes, así como su horario, es francamente mejorable.

Además, la zona nueva, con miles de personas ya viviendo allí, y en la que se espera que en los próximos años haya un crecimiento de población importante, no tiene el mínimo servicio de centro de salud, colegio público, escuela infantil municipal, instalaciones deportivas públicas, biblioteca… Es una zona completamente olvidada por el Ayuntamiento. Por el momento solo la han utilizado para malvender el suelo a FCC y amontonar bloques y bloques de pisos sin ningún criterio urbanístico. El modelo de grandes avenidas, plazas para la convivencia vecinal y naturaleza del resto de Tres Cantos ha quedado en el más absoluto olvido en la zona nueva.

Otra de las necesidades que me parece importante destacar es la de respetar la naturaleza que nos rodea. Es una de las grandes ventajas que tiene Tres Cantos. Tenemos cientos de árboles por toda la ciudad y estamos rodeados de un ecosistema que debemos respetar. Esto es anticiparme a lo que vendrá, pero en muchas ocasiones es mejor avisar antes de que sea tarde. Las obras faraónicas que planea hacer el PP en los parques naturales que rodean Tres Cantos harán que el medioambiente en el que nos encontramos cambie de manera artificial, y eso, sin duda, es un colosal error.