Entrevista a Luis Mosquera, arquitecto: “La biblioteca municipal es el edificio más emblemático de Tres Cantos”

Luis Mosquera, (Madrid 1951), vecino de Los Madroños, fue Jefe del Departamento Técnico de Tres Cantos SA en su última época y es considerado uno de los “padres” de Tres Cantos. Hubo un tiempo en el que los vecinos le tenían como “el arquitecto de Tres Cantos” porque además de ejercer su  profesión, medió entre vecinos y el ayuntamiento para canalizar y consensuar reivindicaciones e inquietudes en temas de obras y proyectos para la ciudad. Hay que recordar  que el ayuntamiento tuvo representación en el Consejo de Administración de Tres Cantos SA.

En esta nueva entrega sobre los 50 años desde que se promulgó el decreto de la ACTUR de junio de 1971 repasamos la valoración arquitectónica que tiene Luis Mosquera de cómo se hizo la ciudad, que en marzo celebra el XXX aniversario de su segregación de Colmenar Viejo.

El próximo 21 de marzo, Tres Cantos cumplirá su XXX aniversario como municipio independiente. ¿Fue oportuna declararla en 1991?

R.-Teniendo en cuenta que en los 20 primeros años de los 50 de existencia de Tres Cantos se ejecutaron la mayor parte de las infraestructuras y las edificaciones estaban consolidándose de manera muy avanzada, estimo que había bastante sobre lo que trabajar y una nueva administración local sería conveniente si no necesaria y, lógicamente no habiendo término municipal, estaba obligado de alguna manera a hacer una segregación desde Colmenar Viejo, creándose así un nuevo municipio que atendiera a los vecinos, fundamentalmente en los asuntos de proximidad.

En su momento, se  pusieron en cuestión las escasas dimensiones del nuevo término municipal (xx km2) en comparación con los vecinos Colmenar Viejo y Alcobendas, pero a mi modesto entender creo que es suficiente el territorio demarcado siempre y cuando no se descontrole el crecimiento. Al estar abrazado Tres Cantos por el Monte de El Pardo y el Monte de Viñuelas al sur, el único crecimiento posible es hacia el norte y “la urbanización busca la urbanización”, es decir, que no sería extraño que con el tiempo Colmenar Viejo tienda  a crecer con más virulencia hacia el sur y, pasado el tiempo, vayan tendiéndose lazos y se vaya formando una conurbanización, que no es otra cosa que el que dos núcleos urbanos acaben convirtiéndose en uno porque se aproximen o junten.

Usted trabajó durante más de una década en Tres Cantos SA, entre 1981 y 1992. ¿Qué nivel de relevancia tuvo esa empresa en lo que es la ciudad actual?

 R.- Se trataba de una empresa pública que era muy ágil en su funcionamiento porque pertenecía a las instituciones en las que se respondía con diligencia en los asuntos de su competencia. Se habían estudiado prácticamente todos los planeamientos con éxito de las New Towns internacionales para así aplicarlos en el proyecto de Tres Cantos. También estaba proyectada una autovía de circunvalación que hoy sería una bendita M-50. En mi primera época, tuve la fortuna de que, con dos compañeros más, nos mandaran a conocer las New Towns europeas para aplicar en la ciudad lo que fuera idóneo.

No se puede comprimir en 30 años la obra y la memoria histórica de 50, en donde trabajaron duro, intensa y ágilmente el personal de COPLACO, del INUR, de Tres Cantos SA, de la CAM, además de las fuertes inversiones de las infraestructuras teniendo en cuenta que la mayor fue la inicial.

Ha habido grandes proyectos en Tres Cantos que no se han ejecutado, ambiciosos y bondadosos, ya presupuestados en su tiempo y magníficos. Estos proyectos a los que me refiero, se hicieron por grandes y consagrados arquitectos, y uno de ellos era para la Casa de la Cultura casi tan bonita como El Escorial -lógicamente más pequeña- ,  el Ayuntamiento y otros más que se estaban pensando como dotaciones sanitarias, residencias de estudiantes, etc. Sería estupendo que alguien se preocupara de incorporar estos proyectos, maquetas y planeamientos a la corta historia de Tres Cantos y así complementarla.

El 3 de Octubre de 1992, por discrepar seriamente con la superioridad y sin ser ya Eduardo Mangada Consejero de Política Territorial y Presidente de Tres Cantos SA, ni Antonio Osuna alcalde y consejero de Tres Cantos S.A, no pude -a mi criterio- sacar adelante los proyectos en marcha y dimití, yéndome de la empresa e iniciando un nuevo proyecto personal.

En cuanto a personas, ¿alguna tuvo especial empeño en sacar el proyecto urbanístico surgido de la ACTUR de 1971?

R. Es muy difícil contestar esta pregunta porque yo citaría a muchas personas, pero fueron decisivos por su rango los que cito a continuación aunque siempre omites a muchos más. Hay dos personas que a mi entender marcaron enormemente Tres Cantos: Antonio Osuna Márquez (vecino, pionero, profesor de colegio y alcalde de TCU) y Eduardo Mangada (Arquitecto Urbanista, Presidente de Tres Cantos SA y Consejero de Política Territorial). Mi convencimiento es que al principio a Mangada no le hacía ninguna gracia Tres Cantos como proyecto urbanístico cuando fue nombrado consejero en 1983, pero entiendo que luego, a partir de 1986, lo reconsideró, lo rediseñó con bastante éxito y finalmente se encariñó de Tres Cantos.

Dicho esto, también tengo que hacer especial mención al ministro de la Vivienda Vicente Mortes, a Enrique Vázquez,  Martín Eyries Valmaseda, José Torrent, Ramón Romo, Javier de Oro Pulido, a los arquitectos José Ramón Menéndez de Luarca, Pedro Casariego Hernández Vaquero, José Luis Romaní y Andrés Perea,  al alcalde  José Folgado y al viceconsejero Luis Peral. Por último, me es imposible hablar de tanta gente bondadosa que hay y que ha habido en Tres Cantos y que tanto han aportado en el anonimato. Siendo Tres Cantos tan espléndido en espacios libres y verdes, reivindico motivos de cualquier tipo, y desde luego los escultóricos, para recordar a esta gente que vino por delante y que apenas hoy se les recuerda.

 ¿Qué opinión profesional le merece la llamada Tercera Fase, el nuevo desarrollo de la zona norte?.

R.-Nada tiene que ver la ACTUR (limitada por unos mojones en su perímetro) con el Nuevo Tres Cantos, que un poco tiene de apéndice. El Tres Cantos consolidado ya se ha quedado como “histórico”. La ACTUR proviene de una expropiación forzosa y para mí de interés social, porque el valor de las ventas del terreno expropiado repercutía favorablemente en un menor coste del suelo para la edificación y por tanto al coste de la vivienda. Así Tres Cantos ACTUR, ha tenido vivienda bastante accesible en los orígenes y con dotaciones e infraestructuras sobredimensionadas que yo diría que son únicas. Los beneficios que obtenía Tres Cantos SA con la venta de suelo se reinvertían en dotaciones, equipamientos e infraestructuras, tal y como disponía el objeto social, es decir, reinvertir los beneficios en el mismo Tres Cantos.

Técnicamente, la Tercera Fase, sin tener gran conocimiento de causa porque no he intervenido profundamente en ello, los movimientos de tierras han sido más tímidos y por tanto más escarpado, más pendientes, con zonas verdes menos generosas aunque generosas y mucha edificación como si compusiéramos con cajas de cerillas o tizas. Pero claro, hay que tener en cuenta la mucha normativa que hoy en día se aplica respecto a aprovechamientos, al clima, etc. Todo esto limita y condiciona enormemente el diseño arquitectónico y el urbanismo. Quizás lo que percibimos como simple es muy complejo. Por otro lado, los espacios libres requerirían un estudio más extenso.

Tres Cantos cuenta con una potente y moderna zona industrial, ¿es parte del éxito de la ciudad?

R.- En Tres Cantos ACTUR, en 1986  la multinacional AT&T actuó como motor de la industria tecnológica de microchips en Tres Cantos, después fue el PTM y luego llegaron bastantes más industrias de alto nivel. Yo intervine haciendo cerramientos, ordenanzas y control para el PTM y planos de situación y emplazamiento para captar el asentamiento de la AT&T.

En el proyecto original de la ACTUR como New Town que era, Tres Cantos buscaba ser una ciudad tranquila en donde se pudiera vivir y trabajar;  por aquellos años se tenía como modelo a Silicon Valley. Es decir, el sueño consistía en conseguir todo lo contrario a lo que ahora ocurre, que todos los días entran a trabajar miles de personas y salen otras tantas desde Tres Cantos a Madrid y hacia otros municipios cercanos. El sueño entiendo que consiste en que se pueda vivir y trabajar en Tres Cantos y para eso la vivienda tiene que ser accesible.

Tres Cantos ya ha tenido siete alcaldes desde 1991, ¿se atreve a señalar a alguno?

R. Desde luego, a los que mejor he conocido y con los que he tenido amistad han sido Antonio Osuna (TCU) y José Folgado (PP), que por desgracia ambos están con Dios. También he tenido trato personal y simpatía hacia Pedro Uruñuela (PSOE), aunque no recuerdo haber tenido relación de trabajo con él.