El confinamiento por COVID-19 y las relaciones laborales

Como consecuencia de la crisis sanitaria mundial de la Covid-19, nos hemos encontrado diversas situaciones jurídicas en el ámbito laboral. Así, podemos distinguir entre dos tipos de situaciones principalmente. La primera de ellas es el confinamiento propio porque algún familiar con quien convivimos se ha contagiado de la COVID-19. La segunda es cuando nos encontramos ante el confinamiento de nuestros hijos pequeños, que sin estar enfermos, deben permanecer en cuarentena preventiva porque algún compañero de clase ha dado positivo. Este contacto con un positivo en el caso de los más pequeños, les obliga a permanecer en casa durante diez días, teniendo que quedarse un adulto para su cuidado.

¿Qué sucede en el caso anterior con el adulto que no puede ir a trabajar por quedarse a cuidar al pequeño? ¿En qué situación laboral nos encontramos si nos tenemos que confinar porque nuestra pareja o alguno de nuestros hijos, hermanos o padres con quien convivimos ha dado positivo en Covid-19?

En el primero de los casos, el Real Decreto-ley 8/2020, del 17 de marzo, ya recogió el llamado PLAN ME CUIDA, que permite que los padres y madres, así como a cualquier persona trabajadora que acredite deberes de cuidado como consecuencia directa del coronavirus -hasta el segundo grado de consanguinidad-, adapten o reduzcan su jornada laboral hasta el 100% sin que pueda tener consecuencias en el desempeño profesional. Esto significa que la empresa no nos puede negar el Derecho a quedarnos con la persona que debemos cuidar, si bien esos días, se nos remunerará el salario en función de la jornada de trabajo que hagamos, y en caso de reducir la jornada laboral un 100 % no se nos remunerará salario alguno. Es decir, no tendremos que solicitar vacaciones, sino solicitar una reducción de jornada en atención a esta especial circunstancia.

La segunda cuestión tiene otra respuesta, en el momento en el que un miembro de la familia que está guardando cuarentena da positivo, todos los miembros de la unidad familiar estarán obligados a aislarse en sus domicilios durante los próximos 10 días y, por tanto, en caso de estar trabajando, comenzarían a percibir una baja laboral retribuida.

Algunas empresas ante esta situación excepcional, han establecido distintas formas de teletrabajo, durante la situación de la Covid-19 y otras están tratando de flexibilizar la conciliación familiar en estos casos.

¿Y la nueva Ley del Teletrabajo? Indicar que la misma no es aplicable al trabajo a distancia implantado «excepcionalmente» como consecuencia de la Covid-19, quedando fuera de esta nueva norma y aplicándose la normativa laboral ordinaria. Esta nueva norma resulta de aplicación cuando al menos el 30 % del tiempo -tomando en consideración 3 meses- (se realice en el domicilio del trabajador o donde el mismo elija). El trabajo a distancia será voluntario para empresa y empleado. Cobra especial importancia en esta norma la negociación colectiva y obliga a las empresas a correr con los gastos en los que tengan que incurrir los empleados. Estos tendrán los mismos derechos que los trabajadores que asisten a la oficina y se debe garantizar la “desconexión digital”, es decir respetar los horarios de descanso de los trabajadores.

En Lex&com, contamos con Abogados especialistas en Derecho Laboral y Asesoría de empresas y podemos ayudaros a resolver las dudas en esta materia, así como en su caso, defender los Derechos e intereses de empresas, autónomos o empleados.

Gracia Coloma, Abogada nº ICAM 83.019.

Socia fundadora de Lex&com Abogados.