La depresión es una enfermedad real, y se puede tratar

Existen creencias populares acerca de que la depresión implica debilidad, falta de voluntad o una forma de ser, … ¡Nada de esto es cierto! La depresión es una enfermedad como lo es el asma o la sinusitis, nos afecta física y mentalmente y, por tanto, necesita de un diagnóstico y de un tratamiento específico. Cualquier persona, de cualquier nivel económico y a cualquier edad, puede padecer depresión. Es más, cerca del 20% de las personas – una de cada cinco – la padecen o padecerán en algún momento de su vida.

De la depresión uno no puede liberarse por voluntad propia. Las personas que la sufren no pueden decir simplemente “ya basta, me voy a poner bien”. Los síntomas pueden durar semanas, meses e incluso años. Sin embargo, estas personas pueden mejorar con un tratamiento adecuado.

Pero¿por qué nos deprimimos y cuáles son las causas?La necesidad de comprender y dar sentido a lo que nos sucede es algo natural. Por eso, las primeras preguntas que nos hacemos cuando sufrimos depresión suelen ser “¿por qué yo?”, ¿qué he hecho?”, “¿a qué es debido?, … Pensamos en causas externas como problemas económicos, de pareja, …, o en causas internas como “es mi culpa”, “no sé hacer las cosas”, “no valgo para esto”, … Sin embargo, la depresión no está causada por un solo factor, se trata de un trastorno donde se combinan factores genéticos, bioquímicos, ambientales y psicológicos.

Tu psicóloga te ayuda a conocer las señales de la depresión

Haz este ejercicio, te ayudará a identificar a la depresión. Piensa en lo que has sentido o vivido durante las últimas dos semanas y responde honestamentea estas diez preguntas: 

  1. ¿Te sientes triste, ansioso, o tienes un sentimiento de vacío permanente y de que la vida no tiene sentido? Sí / No
  2. ¿Tienes problemas para dormir o estás durmiendo demasiado? Sí / No
  3. ¿Has perdido el apetito y has bajado de peso o, por el contrario, estás comiendo todo el tiempo y estás engordando rápidamente? Sí / No
  4. ¿Tienes dolores o síntomas físicos que no se alivian con el tratamiento médico? Sí / No
  5. ¿Has perdido interés por actividades que antes disfrutabas? Sí / No
  6. ¿Tienes problemas para concentrarse, recordar cosas, o tomar decisiones? Sí / No
  7. ¿Te sientes inquieto o irritado? Sí / No
  8. ¿Te sientes muy cansado, fatigado, débil o sin energía? Sí / No
  9. ¿Tienes sentimientos de culpa, desesperanza, abandono, inutilidad o pesimismo? Sí / No
  10. ¿Tienes pensamientos suicidas o de muerte? Sí / No

Si has respondido “Sí” a cinco o más de estas preguntas, si los síntomas están afectando a tu vida diaria o si has contemplado la posibilidad del suicidio, consulta a tu médico ollama a tu psicóloga.Recuerda que la depresión es tratable, no sólo se supera con la voluntad; es muy difícil luchar solo contra ella. Al igual que otras enfermedades, cuanto más demores el tratamiento más tardarás en recuperarte. No sientas vergüenza por buscar ayuda; siempre es más saludable y recomendable esto que permitir que tus síntomas se agraven. Podrás mejorar y volver a tu vida normal