Cuando la muerte entra por la puerta la vida salta por la ventana

Días de zozobra, de dolor y de incomprensión. Interpretaciones que habitualmente no ayudan a nadie. La esperanza que se quiebra cuando la muerte entra por tu puerta sin paliativos y sin esperarla. Los argumentos no sirven, la vulnerabilidad es máxima, se siente uno minúsculo e insignificante y además las palabras sirven a medias porque lo que vale es lo que uno puede explicar o al menos entender, no los argumentos vacíos.

Sinceramente creo que a nadie nos importa las culpas, ni los culpables, las causas, ni los porqués (quizás en otro momento), solo las consecuencias nefastas que, empezaron siendo residuales y ahora cada día nos golpean, no los datos sino las consecuencias y los efectos.

Cuando el día 14 redacte un tweet expresando mi pesar contando que había fallecido mi padre y que por favor dejáramos de criticar de una vez y que nos cuidáramos y cuidásemos de los nuestros. Eran los primeros días de sucesos luctuosos, posteriormente cada día se han ido sucediendo hechos fúnebres frecuentes y cada día más duros y desgarradores.

Ese tweet tuvo más de medio millón de reproducciones, hasta de una televisión me llamaron, pero no quise hablar sobre ese tema. En resumen, se trataba no de salir a la sociedad a comunicar que había tenido la perdida mas dura de mi vida, sino que se trataba de que la gente se diera cuenta de que lo que yo había sufrido, lo iban a sufrir más personas. Estuve el día 9/10 en la Paz y la situación era más que dantesca, era dura, triste, no solo todo desbordado sino la mezcla de las palabras de estos días. MIEDO Y DOLOR.

Me encontré con un amigo de Tres Cantos que se había roto el codo, pero mi situación allí era otra. Desde ese momento, solo fue estar tras del teléfono, esperar con angustia y cada vez que sonaba o aparecía en pantalla un teléfono largo en el móvil era un sobresalto difícil de explicar.

El mundo se detiene para uno, todo se relativiza, nada importa salvo lo que a uno le esta tocando sufrir. Ningún entrenamiento te prepara para este tipo de golpes, no hay frases motivadoras, ni hay consuelo, pero en estos momentos es cuando solo le vale a uno pensar cuando la VIDA entra por la ventana. Los pequeños detalles, la gente que te ayuda, los que te traen comida, los que dan sin esperar, esos que siempre estuvieron, están y estarán pase lo que pase y duela lo que duela, DOLOR Y MIEDO, son sentimientos humanos, pero son sobre todo sentimientos que se pasan, que no pueden gobernarte la vida. El miedo paraliza y el dolor se apropia de uno.

La cabeza, ese es el otro ingrediente en este puzle, es la parte que le da coherencia o, todo lo contrario. La cabeza juega siempre en contra hasta cuando la sabes lidiar. En este caso mi cabeza solo tiene en su mente, que la vida ha cambiado, que todo será diferente, que se me ha ido parte de mi cuerpo y que nada va a poder cambiar esto. Las motivaciones de la noche a la mañana han cambiado y sigo leyendo (cada día menos) y escuchando (poco también) como se tiran trastos a la cabeza nuestros representantes políticos, como se atreven a interpretar lo que está viviendo la gente, quienes tienen un sentimiento u otro, todo el día se interpreta, se juzga, se dan datos a veces manipulados, medios de comunicación se meten en los hospitales para demostrar no sé qué.

José Carlos Ballesteros Luque.