Contra la mentira, datos

En el último número de este medio tuve la oportunidad de leer una entrevista realizada al portavoz de un grupo político municipal que decía que somos “uno de los municipios que menos presupuesto dedicamos al gasto social”. Lo decía de esta manera sin aportar un solo dato. Ya sabemos que cuando se carece de argumentos, lo habitual es que los políticos se instalen en ideologías con las que esconder la falta de ideas propias. Da igual la certeza de sus comentarios o la ausencia de datos que los corroboren.

Existe un organismo que se encarga de garantizar el cumplimiento de los principios de sostenibilidad financiera por parte de las Administraciones Públicas. Se trata de AIReF, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal.

Este organismo presentó, en febrero de este año y con datos relativos a 2019, el Observatorio de información económica-financiera de las corporaciones locales. Este estudioestá basado en el análisis de 20 millones de datos económicos y financieros de más de 8.000 municipios y tiene una utilidad inmediata para conocer las finanzas de las entidades locales: saber cuánto ingresan, en qué gastan el dinero recaudado, cuánta deuda tienen y cuánto tardan en pagar a sus proveedores.

Pues bien, si comparamos a Tres Cantos con las seis localidades de entre cincuenta y sesenta mil habitantes de nuestra región, el estudio concluye que somos el segundo municipio que más gastamos en servicios, promoción social y fomento del empleo, cuando el primero tiene más del doble de parados.

Pero aún hay más, Tres Cantos es el Ayuntamiento que más gasta en actuaciones de bienestar público: sanidad, educación, cultura, ocio, deportes, transportes, infraestructuras e I+D+I. Llega a duplicar a tres de los seis municipios analizados.

Es también el segundo que más gasta en servicios básicos como la seguridad, movilidad ciudadana, vivienda y urbanismo, abastecimiento de agua, residuos, limpieza viaria, alumbrado, medio ambiente, parques y jardines.

Y todo esto lo hace siendo la administración más eficaz porque lo hace gastando menos que nadie en personal y pagando antes que nadie a sus proveedores. No lo digo yo; lo dice AIReF.

En estos tiempos, los datos que ofrece una autoridad independiente sucumben tambien al populismo. Hoy prima una posverdad patológica, basada en la mentira que suele simplificar las cosas colocando en la responsabilidad de gestión del Ayuntamiento competencias que corresponden a otras administraciones, incluso a aquellas en las que estos políticos gobiernan. Eso solo puede responder al desconocimiento o al interés de una política de sofá y postureo adornado con desvarío lingüístico. Y ninguno de los dos aporta nada.