Consejos para enfrentarnos a la incertidumbre

Es muy probable que en estos últimos meses el miedo a un futuro desconocido se haya apoderado de más de uno, hasta el punto de generar un fuerte estado de ansiedad, tristeza y bloqueo emocional.

Acostumbrados a tener las cosas más o menos bajo control, esta pandemia que hemos vivido y que todavía padecemos, nos ha hecho enfrentarnos a la incertidumbre y a esa sensación de falta de seguridad tan incómoda para muchos. Las últimas noticias, además, nos hacen pensar que esta situación puede mantenerse más tiempo de lo esperado, por eso, no tenemos más remedio que aprender a convivir con este sentimiento tan desagradable.

Veamos algunos consejos que nos pueden ayudar a sobrellevar la incertidumbre ante el futuro:

1. Acepta tus preocupaciones, son normales en la situación en la que vivimos, no te juzgues por tenerlas, piensa que también son útiles porque nos ayudan a tomar las medidas necesarias de protección.

2. Cuando aparezca esa idea o pensamiento negativo del tipo “Y si…” y no puedes abandonarla, es importante que no entres en una discusión o razonamiento con ella, eso hará que cada vez cobre mayor protagonismo y que al final no puedas quitártela de la cabeza. Las preocupaciones derivan de miedos irracionales, entrar en su discusión a veces es como entrar en un “diálogo de besugos”, no vas a conseguir calmarte, sólo conseguirás aumentar tu malestar.

3. Intenta centrarte en qué puedes hacer hoy, en el presente, en lo que realmente depende de ti y puedes controlar. Si te centras en el futuro, la falta de certeza y la imposibilidad de controlarlo al 100%, hará que te desanimes y te invada la ansiedad.

4. Es normal que nos queramos adelantar buscando soluciones a ese posible futuro tan peligroso, pero en la mayoría de las ocasiones esa búsqueda de soluciones lo único que genera es un aumento del malestar. Así pues, deja la búsqueda de soluciones para cuando realmente ocurra lo que temes, seguramente entonces tengas herramientas para enfrentarte a ello. Ahora lo único que puedes hacer es ocuparte de tu presente.

5. No te critiques por sentir estas emociones negativas, no te sientas menos por no poder controlarlas. Las emociones aparecen y tenemos que aprender a gestionarlas, pero no vamos a poder evitarlas. Nuestro cerebro está “entrenado” para generar estas emociones como mecanismo de defensa, el miedo es en muchas ocasiones necesario, así que tenemos que aprender a aceptarlo y no fustigarnos por sentirlo.

6. Intenta motivarte haciendo actividades que te gusten. Aumentarás tu motivación y evitarás que la tristeza y la apatía te invadan.

7. Es inevitable que te sientas mal, tanto física como emocionalmente, la ansiedad es incómoda y desagradable pero no es peligrosa. No busques desesperadamente quitarte ese malestar, poco a poco irá desapareciendo.

8. Entrénate en técnicas para reducir la ansiedad (relajación, respiración, Mindfulness, etc.).

Intenta poner en práctica estos consejos, pueden ayudarte ante la situación que estamos viviendo y ante futuras preocupaciones. Si ves que a pesar de intentarlo, el malestar persiste y te interfiere en tu día a día, no dudes en pedir ayuda. Trabajar estas técnicas con un profesional te ayudará a desarrollar herramientas para enfrentarte al futuro de una forma más saludable, encontrar soluciones ante los problemas y aprender a aceptar las consecuencias negativas cuando éstas sean inevitables.