¿Cómo afectan los ERTES y el Ingreso Mínimo Vital a nuestra Declaración de la Renta?

¿Estoy obligado a declarar? Todos aquellos trabajadores que cobren más de 22.000 euros anuales deberán presentar la declaración de la renta. Si se cobran cantidades de dos pagadores o más, deberá presentarse cuando se superen los 14.000 euros anuales, siempre que del segundo pagador y siguientes se reciban más de 1.500 euros al año. En ocasiones, precisamente por no estar obligados, no presentamos la declaración de la renta, y esto puede ser un error, ya que, si presentamos la misma, es probable que nos salga “a devolver” y al decidir no presentarla, hayamos pagado impuestos de más.

He estado en situación de ERTE, ¿Tengo que presentar declaración de la renta? Aquellos trabajadores que han estado en ERTE deben tener en cuenta al SEPE, como un pagador más. Así, teniendo en cuenta lo que exponía en el párrafo anterior, el mínimo obligatorio para presentar la declaración de la Renta si se ha estado afectado por un ERTE es de 14.000 euros anuales, en lugar de 22.000 euros anuales, siempre que el SEPE hubiese abonado más de 1.500 euros.

Se debe tener en cuenta también, que lo más probable que el SEPE no haya aplicado retención sobre las prestaciones del ERTE, lo que supone que estos trabajadores, además de haber visto reducidos sus ingresos en este ejercicio, “les toque pagar a hacienda”. La AEAT ha establecido que los afectados por ERTE podrán fraccionar el pago en seis meses sin intereses.

Soy beneficiario del Ingreso Mínimo Vital, ¿tengo que presentar la declaración de la renta? Aunque el ingreso mínimo vital está exento de tributación en IRPF, todos los beneficiarios del mismo, tanto el titular como los miembros de su unidad de convivencia, están obligados a presentar la declaración del IRPF.

No obstante, no estará exento de tributación, si, junto a otras prestaciones como la renta mínima de inserción, otras ayudas para atender a colectivos en riesgo de exclusión social, emergencia social y situaciones análogas alcanzan el importe anual de 11.279,39 euros (1,5 veces el IPREM).

Por otro lado, las mujeres con hijos que se hayan visto afectadas por un ERTE de suspensión de empleo, serán consideradas como desempleadas a efectos de Renta en dichos periodos, lo que supone que no tendrán derecho a la deducción por maternidad ni deducciones por gastos de guardería durante el tiempo que hayan visto suspendida por un ERTE su relación laboral. Lo mismo sucede con las mujeres con hijos beneficiarias del Ingreso Mínimo Vital.

¿Y si termino una relación laboral y me adeudan salarios que he reclamado judicialmente?  Lo más probable es que la empresa, pese a no haberlos abonado, haya declarado las retenciones sobre los salarios, y por tanto aparezcan en el borrador. Si hemos reclamados dichas cantidades judicialmente, no debemos declararlos en el ejercicio, sino que podemos retrasar su declaración al ejercicio en que obtengamos sentencia firme.

¿Confirmo directamente el borrador? Asesórate antes de conformarlo. Cuando nos sale “a devolver” nos apresuramos a confirmar el borrador sin consultar previamente con algún Asesor fiscal si falta o sobra algún dato en la misma, si nos podemos aplicar alguna deducción, lo que pude perjudicar nuestros intereses económicos, o lo que es peor, conllevar una sanción ya que aunque haya sido Hacienda la que haya enviado dicho borrador, la responsabilidad final es del contribuyente.

En Lex&com contamos con Asesores fiscales que te asesorarán, confeccionarán y presentarán tu Declaración de la renta. No dudes en contactar con nosotros y no olvides que el plazo comienza el 7 de abril y finaliza el 30 de junio de 2021.

Gracia Coloma, Abogada nº ICAM 83.019.

Socia fundadora de Lex&com Abogados.