COED | HIM y odontología mínimamente invasiva, su importancia en odontopediatria

El HIM (Hipomineralización Incisivo Molar) es un problema cada vez más frecuente en la consulta de odontología infantil.

Se define como una alteración dental producida por un defecto en la mineralización, por lo que estos dientes afectados presentan un esmalte poroso, fino y con manchas amarillo-marrones.

Los dientes más afectados son los primeros molares permanentes (muelas de los 6 años) e incisivos, aunque se puede encontrar en otros grupos dentarios.

Uno de los grandes problemas que presentan estos dientes, se debe a la estructura de este tejido dentario alterado: son dientes más susceptibles a retener bacterias, a la formación de caries y muchas veces presentan fracturas y caries atípicas.

En muchas ocasiones, son dientes más sensibles al frío o a los alimentos dulces, lo que condiciona tareas cotidianas como lavarse los dientes o comer ciertos alimentos.

Esta sensibilidad es una barrera, a veces muy importante, en el acercamiento y exploración del paciente (pueden sentir molestias y sensación de frío al mero roce del espejo o al aire). Son niños que necesitan mucha confianza en su odontopediatra para una revisión.

Uno de los mayores problemas del HIM es la gran dificultad para realizar un exitoso tratamiento. La Odontología Mínimamente Invasiva (OMI) engloba un conjunto de técnicas enfocadas al tratamiento de la enfermedad dental respetando al máximo los tejidos intactos del paciente, por ello ,la patología de Hipomineralización , es una de las grandes beneficiadas de dicha filosofía de trabajo. Los nuevos biomateriales permiten encontrar soluciones prácticas, fiables y poco invasivas para estos molares e incisivos afectados.

En resumen, HIM es un problema frecuente que requiere un diagnóstico temprano y una información clara y precisa a la familia sobre las peculiaridades de cada caso para invertir en lo que más agradecen estos dientes: la prevención.

En COED, contamos con un especialista en odontología infantil convenientemente especializado y formado en tratar con este proceso, es por ello, que recomendamos las revisiones periódicas, fundamentales para conseguir el mayor grado de salud y confort para el niño.