Buzón del vecino | Impropia valoración con exceso de crítica

Buzón del vecino | Impropia valoración con exceso de crítica

Comenzaré expresando que ni soy militante del Partido Popular, pero si simpatizante, ni tampoco un correo trasmisor de esta formación. Tan solo soy un ciudadano tricantino afincado en tan bella ciudad y enamorado de esta, a la cual considero como “un oasis dentro de nuestra cambiada España” y empadronado hace seis años, exactamente en el próximo mes de julio. Dicho esto, vengo observando la constante y nada acertada crítica sobre las actuaciones gestoras de los equipos que dirigen la política municipal bajo la dirección del Partido Popular. Y sabiendo que muchas decisiones tomadas salen adelante con el apoyo de esta formación política de Ciudadanos, observamos paradójicamente como Ciudadanos, nunca tiene una alabanza a la acción gestora del PP, expresada en los medios de divulgación impresos en papel que tenemos en la ciudad. Y junto a Ciudadanos, también ejercen un perseverante desacuerdo, como no, los portavoces Socialistas y las representantes de Podemos o Ganemos Tres cantos. ¡Ninguna alabanza o aprobación comentada en tantas iniciativas realizadas o por realizar! Desde que ostenta la “vara de mando” el actual alcalde del Partido Popular D. Jesús Moreno, en colaboración estrecha con su equipo directivo.

Entendiendo que la oposición debe tener y ejercer un obligado papel de justa crítica y hasta cierta confrontación ideológica, y que en virtud de ella, se pueden enfocar ciertas actuaciones o servicios creados con distinta perspectiva, teniendo un denominador común: el bienestar y la atención a los ciudadanos/as más débiles, más vulnerables. Principio y objetivo este, donde afortunadamente coinciden todos/as. Tan solo puede ser discutible el camino o los caminos emprendidos para lograrlo con la mayor eficiencia y eficacia, valorando siempre los gastos.

¡Nadie tiene la varita mágica! Insisto, nadie, en hacer siempre lo correcto, en el menor tiempo y al óptimo coste. Ya que toda gestión pública para ser aceptada y reconocida por los ciudadanos es una ardua tarea y compleja, la cual requiere una mentalidad gestora muy lúcida como responsable para ser aceptada por los tricantinos y tricantinas. Conjugando y valorando siempre el equilibrio, ingresos y gastos, dentro del año o curso gestor-político presente; pero sin olvidar reservar dineros para años sucesivos. Pues hay que recordar, existen intervenciones de mejora en la ciudad y mantenimiento que van más allá de presente año gestor político y que necesariamente hay que prever y guardar. Entiendo va siendo hora de hacer una oposición “más completa” en las publicaciones mensuales. Entendiendo por completo que, sin alabar la gestión en determinado sector, al menos ofrecer, junto a la queja o crítica, una mejor solución al tema tratado y censurado.Oposición de denuncia crítica, que luego no se corresponde con la tarea diaria municipal que se viene desarrollando ampliamente en los Plenos municipales, donde no todos los ciudadanos/as podemos verificar ni estar de manera permanente. Servidor estuvo presente en dos sesiones o Plenos municipales.

Uno de ellos, fue cuando se discutía y se votaba la cesión de unos terrenos para la futura parroquia llamada Pablo VI, donde se dieron buenas razones para no donar en su totalidad el elevado importe de esos terrenos y, sin embargo, una vez discutido el tema, la votación fue mayoritaria a favor de tal cesión a la Iglesia. Constatando con satisfacción la educada manera de ejercer la oposición ofreciendo razones válidas cuando se oponían.

Dicho esto, mantengo y defiendo cómo debería ejercerse una “completa oposición”. La cual entiendo y repito que, junto al desacuerdo crítico, debería ejercerse un nuevo camino o enfoque distinto o adicional a la actuación política o gestión tratada.

Por ejemplo, para tener ocupada a nuestra juventud tricantina, disfrutando de un ocio positivo y dentro de nuestra ciudad, bien pudiéramos ofrecer determinados servicios de recreo educativo, creando un lugar o salón amplio y múltiple donde puedan tener diversas opciones de ocio. Bien con una bolera amplia, con juegos de mesa para pimpón y con varios espacios para el juego de villar a la española o villar americano, lanzamiento de dardos, etc. De esta manera, nuestra juventud estaría más integrada, estimo, y contenta con los servicios que ofrece nuestro querido municipio.  Y como no, una orquesta al aire libre para escuchar y para bailar. Con algún que otro premio establecido para las parejas; sin descartar oportunos concursos. Sí, todo esto y más deberíamos proponer desde y por nuestra oposición tricantina, todo se presupone que dichas actividades están ya validadas y sin correr peligro. Por encontrarnos más seguros y libres, por estar ya iniciando el camino de salida de esta cruel pandemia.  

Os saluda con afecto este vecino tricantino, Manuel Armenteros Martos.