Brackets metálicos: indicaciones, ventajas e inconvenientes

Brackets metálicos: indicaciones, ventajas e inconvenientes

Los brackets metálicos han sido el sistema de ortodoncia más utilizado y conocido durante muchos años. Se solían colocar en pacientes adolescentes, sin embargo, hoy en día, también se colocan en personas adultas, debido al interés creciente por solucionar los problemas de alineamiento y mordida y con ello, mejorar la apariencia de la sonrisa.

La función de los brackets es la de mover los dientes a la posición funcional y estética correcta. Tienen como objetivos, por un lado, mejorar el proceso de masticación y facilitar la higiene bucodental, al alinear los dientes y por otro, la de hacer la sonrisa más armónica.

Para conseguir dichos objetivos, el tratamiento cuenta con una serie de partes fundamentales, que serian el arco, las ligaduras y los brackets.

  • Arcos: Su función es la de aplicar presión sobre los dientes con la ayuda de las ligaduras.
  • Ligadura: Sirve para unir el bracket al arco, permitiéndole aplicar la fuerza necesaria, existen dos tipos de ligaduras, metálicas y de goma.

Las primeras se usan para aplicar mayor presión y las segundas se utilizan cuando la fuerza que necesitamos para realizar los movimientos es menor, además estas últimas pueden ser de colores, una opción atractiva para los más pequeños.

  • Bracket: Se utiliza para marcar la dirección o el giro que se le va a dar el diente, para ello es necesario cementarlo en el lugar adecuado. Es decir, el bracket no se coloca en el centro de la pieza dental, sino que el ortodoncista debe elegir dónde situarlo exactamente.

Además de estos elementos, que son comunes a todos los tratamientos con brakets metálicos, también se pueden utilizar gomas o elásticos intermaxilares.

Las gomas se usan cuando es necesario corregir la mordida, además del alineamiento de los dientes. Se colocan de arriba abajo y lo que hacen es unir la arcada superior y la arcada inferior.

Ventajas e inconvenientes de la ortodoncia metálica

Para algunas personas, la ortodoncia convencional presenta mas inconvenientes que beneficios y por tanto, descartan este método para corregir sus dientes.

Este pensamiento viene dado porque la ortodoncia de metal es el sistema más antiguo y el menos estético de todos los que existen, es por ello que muchos pacientes prefieren otros tratamientos que realizan la corrección de los dientes de manera mucho más «disimulada», sin interferir tan directamente en el aspecto de la sonrisa durante el tratamiento.

Pros:

  • Precio: es el tratamiento de ortodoncia más barato de los que se utilizan actualmente en comparación con los brackets estéticos o la ortodoncia invisible.
  • Resistencia: son más resistentes que la mayoría de los brackets estéticos.

Contras:

  • Escasa estética: al tratarse de brackets metálicos, son muy visibles ante los ojos de los demás y no es fácil disimularlos, aunque cada vez sean más pequeños, hay personas que no desean pasar meses con «hierros » en los dientes.

Si queréis saber más sobre este tipo de ortodoncia, podéis pasaros por la clínica dental COED Dra. Mónica Arranz, donde la Dra. Sara Saudí, especialista en ortodoncia, resolverá cualquier duda que os pueda surgir.