Asociación Protectora Felina | ¿Por qué no en las clínicas veterinarias de Tres Cantos?

Tres Cantos es un municipio rico, con una población sensibilizada con el medio ambiente y la protección animal, circunstancia que hemos podido comprobar tanto por los constantes avisos que recibimos de gatos perdidos, abandonados, caídos en una alcantarilla, heridos, cachorritos solos o como por el número de adopciones que hemos realizado.

En los últimos años se han producido importantes cambios legislativos como la aprobación de la Ley 4/2016, de 22 de julio, de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid, con cambios importantes con respecto a la venta de animales o colonias felinas, e incluso algunas Directivas europeas con respecto a la prohibición de mutilaciones.

En el año 2010  se inauguró el Centro de Intervención y Custodia de Animales (CICA) para el control de las colonias felinas, con un horario estipulado de 10:00 a 12:30 de lunes a viernes, salvo alguna excepción y gestionado mediante Concurso Público.

Aunque en el Pliego de Condiciones Técnica se establece que las intervenciones del CES (Captura esterilización y suelta) se efectuarán en este centro, lo cierto, es que no existe quirófano, ni jaulas. 

El adjudicatario tiene que instalarlo y posteriormente llevárselo cuando se termine el contrato.

Tres Cantos cuenta con 10 clínicas veterinarias, por lo que convocar un concurso para que el adjudicatario instale un quirófano y resto de instalaciones necesarias, y luego, cuando se termine el contrato, desmontarlo y llevárselo, nos parece un despropósito.

Teniendo en cuenta estas circunstancias hemos presentado en el Ayuntamiento un Proyecto que manteniendo el mismo presupuesto aprobado propone como alternativa que sean las clínicas veterinarias de Tres Cantos las que lleven a cabo las intervenciones del CES, quedando el CICA únicamente para postoperatorio, socialización de crías para su adopción o adultos sociables que pueden ser adoptados.

A estas clínicas recurrimos cuando tenemos que llevar un animal fuera del horario del CICA y no sólo colaboran con la protectora, sino con cualquier vecino que se encuentre un animal en la calle perdido o en mal estado. 

Son las pequeñas empresas de la ciudad, las que dan vida y actividad a las ciudades, crean puestos de trabajo y  es necesario contar con  ellas.