50 años del sueño de Tres Cantos (IV)

Ya estamos en enero de 2021, año en el que celebraremos bastantes aniversarios que marcaron hitos en la corta historia tricantina. Lo de “celebrar” es un decir porque a pesar de haber llegado las primeras vacunas contra el coronavirus nadie está en disposición de hacer planes a medio plazo. Esperemos que sea posible y a partir de marzo podamos compartir hitos de la historia local, como la del trigésimo aniversario de la independencia del municipio.

Hace ahora 30 años, en enero de 1991 el gobierno municipal formado por el PSOE, TCU y CIGT tenía encima de la mesa 3.300 alegaciones al proceso de segregación del municipio, aprobado inicialmente en el pleno municipal de 14 de noviembre de 1990. Un número significativo de las alegaciones vecinales -1.150- tenían similar contenido y solicitaban que se convocase un referéndum para que los vecinos decidiesen el futuro de Tres Cantos. No quedaba claro si en dicha votación participarían todos los vecinos del municipio -los de Colmenar y Tres Cantos- o sólo los vecinos del nuevo núcleo.  También había un número importante de escritos apoyando el proceso de segregación, tal como lo planteaban TCU y PSOE.

Mientras se estudiaban las alegaciones, los líderes del PSOE y TCU establecieron conversaciones con los de la oposición -PP y CDS-, así como con el concejal de CIGT, instándoles a que diesen su voto favorable en la votación siguiente y definitiva, en vez de abstenerse, como habían hecho en el pleno anterior. De no contar con 14 votos favorables de los 21 que contaba la corporación no se alcanzarían los dos tercios reglamentarios para aprobar definitivamente la división del municipio. El objetivo se cumplió por los pelos, gracias en parte al tricantino Álvaro Soto, portavoz del CDS en el ayuntamiento que sumó su voto y el de su compañera concejala Mercedes Criado. El último lo añadió el concejal Miguel Ángel Bartolomé, de la candidatura vecinal colmenareña CIGT, apoyada por UGT. El 1 de marzo de 1991 el pleno sacó adelante el proceso y remitió el expediente al gobierno de la Comunidad de Madrid, que debería tomar la decisión definitiva. Ya sólo quedaba esperar unas semanas de trámites para que se anunciara una decisión favorable, ya tomada de antemano. Como muchos saben, el consejo de gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó el acuerdo el 21 de marzo mediante el decreto 15/1991,  que se publicaría en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el día siguiente, teniendo efectos desde entonces.

Sedes provisionales

Mientras el gobierno local estaba en estos importantes menesteres, los concejales y funcionarios de la Junta Municipal del Distrito de Tres Cantos tenían su sede oficial en unos prefabricados montados por Tres Cantos SA en una parcela del sector Músicos. No estaban muy cómodos, pero se conformaban pensando que la situación sería pasajera y que en cualquier momento se construiría un ayuntamiento en condiciones. La idea ya había rondado por los responsables de Tres Cantos SA, pero no acababa de encontrarse el momento adecuado de abordar esa importante obra porque había otras prioridades con los equipamientos pendientes. Por eso se había quedado por el camino algún proyecto ya redactado. Así las cosas, llegó la segregación en marzo de 1991 y el nuevo municipio no tenía una sede digna, ni tampoco los símbolos oficiales: ni la bandera ni el escudo.

La actual Casa Consistorial tuvo que esperar hasta 1994 para iniciar las obras, concluyéndose en julio de 1996, cuando el 23 de julio la inauguró el presidente regional Alberto Ruiz Gallardón, cumpliendo las bodas de plata en el verano de 2021. El alcalde de entonces era José Luis R. Eyre.  Luego aún se tuvo que esperar a septiembre para abrirlo al público, una vez amueblado y ocupado por los funcionarios y los grupos políticos.

Antes de ocupar el actual ayuntamiento, el alcalde y parte de los servicios municipales estuvieron “de prestado” en las oficinas de Tres Cantos SA, en la plaza de las Once Colmenas, desde 1992.

Aparte de las dos sedes provisionales, hubo una tercera aún más antigua. Se trataba de un local alquilado en el Mercacentro de Descubridores, abierto al público en noviembre de 1985 por el alcalde colmenareño Armando Jusdado para “acercar” el ayuntamiento a los nuevos vecinos de Tres Cantos. Aunque apenas tenía dos despachos, posibilitaba a los vecinos pagar el IBI, “el numerito del coche”, empadronarse o presentar un escrito en el registro municipal sin tener que desplazarse 8 kilómetros hasta el casco histórico.

Desde enero de 2020 Tres Cantos tiene oficialmente 48.326 habitantes, 604 más que en 2019. Parece que cuesta superar la barrera de los cincuenta mil. Cuando se segregó en 1991 tenía 12.680.